jueves, 16 de enero de 2014

CREPÚSCULO


Este arrebol de nubes en la tarde 
incita a más saber fuera del tiempo 
y del espacio: velos y cortinajes 
de encendidos ribetes por sus flancos.

Son las panzas moradas como en tules
rasgados y extendidos a horizonte;
un fulgor último bendice ya este día 
que el Sol despide en viaje hacia los mares

a iluminar otras playas y vidas,
que otros afanes efímeros retomen
el designio -¿una condena?,¿un juego?-
como el de la jornada ahora cumplida.

El humo gris sale de chimeneas 
dando la escala humana en el contraste 
a inmensas masas que cubren por el cielo,
una bandada de pájaros las cruza.

Por fin la noche se cierne misteriosa 
y todo apaga -imagen de la vida-
que íntimamente alberga la esperanza 
que en corazones se vuelva a abrir el día.

 Tan sólo en el silencio hallo refugio 
a los vapores que exhala el oleaje 
de las mil formas como en caleidoscopio
con denominador común en el vacío.

Todo es impersonal, las expresiones 
latiendo en la gran obra es acicate
a penetrar rompiendo entre la cáscara
hacia el meollo por dentro inafectado;

al verdadero sujeto inconmovible
testigo inalterable y permanente 
que por detrás de las formas mutantes
a sí mismo se llama a conocerse. 

Mas ¿de qué sirve el Todo al Absoluto? 
ni un ápice con ello gana o pierde;
allende es de cualesquiera conceptos
-alguien llamó "La Gran Indiferencia"-
y empero aquí en este poema dicta. 



© albertotrocóniz / 14
Texto: de “POEMAS DEL AMOR SAGRADO”
Imagen: de “FOTOPINTURA”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.