domingo, 22 de marzo de 2015

¿ES LA CONCIENCIA PERSONAL O ILIMITADA?

La humanidad sostiene el paradigma 
—base de su pensar y actuaciones—
fundado sobre idea de persona,
la cual se apoya en un cuerpo-mente
y de esta última deriva una conciencia.

Un ser pues personal y separado 
del resto de otros seres y del mundo,
y de Dios (la idea que de él tenga),
y en lo que llamo "yo" siempre está en lucha
con los demás (también conmigo mismo)
para prevalecer en competencia. 

Todo ello lo tomamos por supuesto 
pues es inoculado en todas partes
por los siglos a niños por sus padres,
familiares y amigos, en la escuela,
en iglesias, mezquitas, sinagogas... 
siendo la base de todas las culturas
y las así llamadas religiones.

Y el "pecado original" se perpetúa:
una vez aceptado el axioma
de un ser que es personal y que ha nacido
en un cuerpo sujeto a contingencia,
la vida siempre se vive cual carencia
y en su contrapartida: los deseos
para lograr aquello que nos falta
(pues intuimos que hay una vida plena).

También se da el temor pueda perderse
todo lo conseguido acumulado:
la salud, los afectos, la fortuna,
el estatus social, conocimientos…
y así el mayor desastre que es posible 
es que se ha de morir inevitable. 

Aquí intervienen esas ideologías 
que consuelan con una transcendencia 
ya sea religiosa, social, política 
prometiendo a la persona pervivencia
de una manera u otra en cielos varios:
ya sea entre los santos, entre huríes,
o en plan materialista en este mundo
en la memoria del pueblo agradecida,
en una referencia, en una lápida…

Sin embargo yo digo*: todo es falso 
en el origen, es decir la persona
no es una realidad, es un concepto 
que no resiste el análisis profundo.

La conciencia —aquello que comprende 
estas líneas escritas, que conoce;
el último reducto de evidencia—
es el puro sujeto al que no alcanza 
ninguna ciencia (que esta hecha para objetos);
nada puede decirse, sólo serlo.

No hay forma de probar así por tanto
que la conciencia (que soporta el concepto
que se tiene de ser una persona)
sea algo individual e intransferible
que deriva del cuerpo y de la mente. 

De aquí por ende tampoco sea posible 
probar que la conciencia sea infinita 
que sea impersonal, común a todos,
no sujeta a los cuerpos ni a las mentes,
sin principio ni fin, eterna, ubicua.

Así pues, si estás interesado
(esta cuestión es la más importante)
en saber cúal es la verdadera 
entre las dos hipótesis posibles:
la conciencia finita o infinita 
lo que procede es un experimento
y decidir según los resultados.

Dado que ya hemos favorecido 
durante largo tiempo lo primero,
es decir la idea de persona 
(sufriendo de rondón las consecuencias
del deseo, del temor y de la muerte),
parece justo que al menos por un tiempo 
tratemos de pensar que es la otra hipótesis.

Dale oportunidad a la conciencia 
de ser lo que es, no las limitaciones 
habituales —pudieran ser prejuicios—
mantén el “como si” de una Conciencia
(aquí ya la escribo con mayúsculas)
que sea impersonal, ilimitada,
de la que todo al cabo se deriva,
no sujeta a espacio, tiempo, muerte…

… y veamos que pasa en los efectos 
que ello pueda tener pasado un plazo
(corto, medio o largo, ello depende
del grado de visión que se mantenga)
tanto en lo externo como en vivencia interna
(adelanto que espera maravilla).

Y ahora un ejemplo que pueda aclarar algo
respecto a la actitud recomendada: 
supongamos que alguien te dice “tonto”;
en el primer supuesto habitualmente 
reaccionarías, pues la cosa te enfada,
con un “tú más” (quizás yendo a mayores). 

Si te mantienes en la segunda hipótesis
de la conciencia universal y única 
enfrentado a esa misma circunstancia 
caes en la cuenta que es tan sólo una parte 
de la conciencia diciendo a la otra “tonto” 
y entonces aparece como un juego 
perdiendo así todo su dramatismo 
ya que en el fondo nada está amenazado:
todo es el YO que juega al escondite.

De esta manera iremos poco a poco 
integrándonos en la unidad que somos 
reconociéndonos en todo el universo,
en todo lo que existe, vive y late
y la paz y el amor de ello resulta;
no la guerra perpetua contra aquello 
que amenace nuestro personajillo.

Pero ¡atención! esto no significa 
que en el juego no haya de vez en cuando 
que enfrentarse con todas nuestras fuerzas,
con discriminación y con afecto 
a los así llamados enemigos 
al punto si es preciso en machacarlos:
sea al ladrón que viene a nuestra casa,
al político corrupto impresentable,
o por ejemplo el caso que hoy en día 
se presenta con el “Estado Islámico”


Resumiendo y contestando a una pregunta
planteada a raíz del "post" por un amigo:

Insisto en que los seres "no tienen" conciencias;
es la Conciencia la que tiene a los seres.
La Conciencia no tiene un fin, es acausada
siendo causa de todos universos:
en reposo es Silencio y es Presencia
cual se vive en el sueño profundo,
en movimiento crea ficciones de los mundos
primero en el sueño con ensueños
(con la ilusión del tiempo y del espacio
que es el germen de todo pensamiento)
y después perfecciona el engaño
en la vigilia (en que añade materia),
buscándose a sí misma en los mil seres
—el amor es la unidad de base—
con lo que dices "conciencia" (con minúscula).

De la Conciencia no puedes decir nada
—lo expresado sólo es dedo que apunta—
pues no es algo abarcable por lenguaje
(la poesía se acerca balbuciente)
ni tampoco objeto de la ciencia
que sólo puede tratar con los objetos.
No es un objeto más, manipulable;
es el puro sujeto que conoce,
es esa maravilla inexplicable
—sea lo que sea— de estas líneas consciente.

Tal ha de ser, entiendo, el paradigma
que guíe en el camino a transcendencia
(aunque parezca a algunos quede mucho,
si has comprendido se espera tu respuesta)
… pues sí, en efecto eres el dios, ¡despierta!.



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Ouroboros”,
de “DIBUJO Y PINTURA”


* No sólo yo, es base del Advaita;
ver por ejemplo en Sri Nisargadatta,
Jean Klein, Francis Lucille, Rupert Spira

Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”



sábado, 14 de marzo de 2015

PI: "DE PE A PA"

Es un día especial, sólo uno al siglo:
hoy 3.14.15
y más concretamente cuando sean
las 9:26:53…
cumpliéndose algún nano segundo
al fondo en la espiral de lo más ínfimo 
—dado que Aquiles alcanza a la tortuga—
celebremos a "Pi" número mágico
∏ = 3,141592653…
en su viaje con rumbo al infinito
(o por mejor decir, infinitésimo)

… con una propiedad extraordinaria
que posee su hilera de guarismos: 
nunca repite una misma secuencia 
lo que por tanto implica que contiene 
toda combinación imaginable 
de esos tan a la mano los diez dígitos. 

Ello supone el hecho sorprendente 
de que en algún lugar de retahíla 
está escrita la cifra deseada
que nos haría acertar la lotería; 
no una vez sino en todas ya por siempre.

Y la fecha implacable de la muerte,
la otra fácil que refleja nacimientos,
de hoy por ejemplo que resulta aniversario 
—3.14— de aquel que fue Albert Einstein.

Pero tales son sólo fruslerías 
comparadas con otras propiedades;
supongamos que al cabo convertimos
cual cabalistas los números a texto
poniendo cifras como código ASCII:

En algún lugar de la secuencia
narrativa —mucho ininteligible—
encontraríamos descrita nuestra vida 
de “pe a pa” con lujo de detalles 
e incluyendo infinitas ediciones 
con pequeñas variantes o con grandes 
que reflejen todo lo no vivido 
(cuando un día nos dejase aquella novia... )

Yendo a lo impersonal también veríamos 
desvelados los secretos del cosmos,
definitivas las Leyes de la Física
en ecuaciones complejas (¡o sencillas!),
la fórmula de juventud eterna,
los sonetos más bellos aún no escritos
(junto a mil insufribles ripios tontos)… 

Si acertamos de nuevo a convertir 
en un mapa de bits tales guarismos
para obtener, no números ni textos,
sino imágenes aun fuesen blanco–negro,
viajando como un dron sobre los campos 
extensísimos de innúmeras figuras,
divisaríamos acaso una parcela 
reflejando la faz de Jesucristo,
el rostro de la amada en otras vidas 
futuras, pasadas y presente 
en todas las variantes conocidas…

escenas de la Historia tal cual fueron,
escenas del futuro en reservorio,
la última mueca que lord Nelson hizo 
en Trafalgar, la faz de los Apóstoles,
allá el rostro barbado del profeta,
Jack "el destripador" en pleno crimen,
entierro de Cervantes en la cripta,
el aspecto que tenga último Papa
(aunque "me huelo" que sea este presente)… 

Toda la información sobre el pasado,
toda la información sobre el futuro;
el ADN del Universo entero
se encuentra contenido al fin y al cabo
—eso sí, inmerso en entropía—
en el hecho inocente en apariencia 
de dividir el perímetro de un círculo 
entre la magnitud de su diámetro

… nos acecha detrás la maravilla.



© albertotrocóniz / 12
Texto: de “APUNTES CIENTÍFICOS”
Imagen: “!0.000 conexiones del Número
de "FOTOFILTRADA" tomada de


Otros enlaces del “Blog” relacionados
en el Tablero “APUNTES CIENTÍFICOS”


jueves, 12 de marzo de 2015

CATARATAS

El carca dios Saturno pone un velo
con la edad delante de los ojos
y como al sin querer te va cegando
con las así llamadas "cataratas"
a donde empuja en el río de la vida
a más de otras lindezas como artrosis,
achaques varios, la disfunción eréctil…
(hablo de algunos, no digo que me pase).

¿Es esto una artimaña de Natura
a cuanto antes librarse de los viejos
haciendo que tropiecen en camino
llevándolos más pronto hacia la tumba?;
así sucede con muchos animales
que ya mayores suponen una rémora
para el resto de toda la manada
(pues se unen a comer pero no cazan)…

mas llegan mecanismos que depuran
y el macho o hembra alfa pasa a omega
que otros más fuertes relevan en fornicios;
con huesos frágiles se rompen una pata,
o bien sus ojos avanzan en ceguera,
son incapaces de seguir al resto
quedando a merced de predadores;
parece cruel pero es ley de la vida.

Al fin y al cabo se debe ceder paso
a nuevos ejemplares de la especie
con juventud, que cumplan con los ritos
de trabajos, de amor, reproducirse…
y aseguren su línea en el futuro:
sobre los individuos prima el grupo
tanto en los animales como en hombre.

Esto fue así durante largo tiempo
hasta llegase nuestra ciencia y técnica
al rescate de otro tipo de vida
no tan basada en los valores físicos
—que hizo su selección a humana especie—
sino en aquellos otros más mentales
en devenir de materia hacia intelecto
(y esperemos que al espíritu desde este).

Yo un siglo antes me encontraría ciego;
si bien podría componer poemas
(siguiendo en el ejemplo a Homero, a Borges… )
no dejaría de ser una molestia
sobre todo para mis familiares
quienes a pesar de ello me atendiesen.

Mas no es cuestión de repetir cual Milton
el incordio de dictar mis ocurrencias
ya sea a secretarias, a los nietos,
a la "Siri" o a algún guachinanguito;
por ello expreso mi gratitud a técnicas
que permiten prolongar la vida útil.

Hoy con el láser me operan cataratas;
pasado el trámite habré de hacer análisis
a controlar la dieta de endocrino,
chequeo trimestral para la apnea,
un asunto pendiente en el urólogo,
cita primaveral con dermatóloga
y tras de ello una colonoscopia…

y aunque me cunde en las salas de espera
cursis o asépticas de los facultativos
(suelo allí pergeñar algún versículo)
a veces pienso cuan cierto es ese adagio
de "aquel que aman los dioses muere joven".



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “AUTOBIO”
Imagen: de “FOTOPINTURA”


Otros “Posts” en “Blog” relacionados:
en el tablero “AUTOBIOGRAFÍA”:


sábado, 7 de marzo de 2015

NO UNA NEUTRALIDAD SINO NEUTRONES

Cultura adelantada es la que presta
a la violencia antigua el instrumento
mas reta con futuro que no sufren
los retrógrados pues hace caer sus velos.

Primero fueron aquellos dos colosos:
imágenes del Buda en la montaña
tallados en la roca cual esfinges
erguidas a los siglos sonriendo.

Con semblante impasible respondieron
al fuego de morteros y granadas
manteniendo el pacífico mensaje
ante fanáticos con el rencor en pechos.

Después fueron las torres erigidas
por “el infiel” que así lanzaba un reto
—“orgullo digno de pagar con sangre”—
de acero y de cristal hacia lo alto.

Y fuera esa eficacia allí abatida
por esbirros de Alá, no rudo alfanje
sino armas que toman de enemigos:
máquinas voladoras del progreso.

Ahora recientemente contemplamos 
llenos de horror cómo entran en museos
y tiran por los suelos las estatuas
y eliminan vestigios de culturas.

Y a los Toros Alados que flanqueaban 
las entradas a la ciudad de Nimrud; 
violados con martillos neumáticos
y arrasadas las ruinas con bulldozers. 

Por no hablar de toda la barbarie 
con los seres humanos cometida: 
degollaciones, crucifixión, las piras
para dentro de jaulas quemar vivos.

¿La actitud mantenerse tolerante
frente a zombis que hacen su "guerra santa"?,
¿o es incapacidad y cobardía
el dejarse arrollar por la barbarie?.

Cayeron Budas, ya escombro su inocencia,
cayeron Torres heridas por el rayo,
caen las estatuas y los Toros Alados,
torturan hombres, a mujeres, a niños… 

¿La tolerancia es arma ante fanáticos
o simplemente comodidad suicida?;
¿consentiremos masacren a las gentes?,
¿dejaremos destruyan patrimonio?…

¿para cuándo la Bomba de Neutrones?
(ese artilugio que no daña las piedras).



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”
Imagen: de “FOTOFILTRADA”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”:


miércoles, 4 de marzo de 2015

LOS PÁJAROS DE ESTÍNFALO

… de "Los Trabajos de Hércules" (IX)

Terribles son los pájaros de Estínfalo:
broncíneas garras y picos carroñeros
y sobre todo su número imposible
es de contar cuando se alzan en vuelo

… remontando siniestros en bandadas
atronando los aires con graznidos
hacen la noche aun sea mediodía
pues se oscurece el cielo tras sus alas.

Simbolizan acaso esas ideas
que asolan en la mente y que la inquietan
con piares entre ellas discordantes
enturbiando la paz de su silencio.

De tal modo la vida es arruinada
por los incontrolados pensamientos
que en bandadas atacan la cabeza
(viene a ella el famoso film de Hitchcock).

También puede aplicarse analogía
a la casta actual de los políticos,
esa plaga que asola nuestras vidas
y de esos pájaros librar desearíamos.

Son muy voraces, atacan las cosechas
logradas con trabajo y con desvelos,
nada les sacia en su hambre monstruosa;
ruina y miseria resulta su secuela. 

Desde lo alto expulsan deyecciones
abrasivas cual una lluvia ácida
que agosta sobre mieses y en las vides
por largo tiempo dejándolas estériles.

De nada sirven las flechas que del arco
les lanza Herakles pues son aún más veloces
como veloz es lo inicuo en extenderse
cuando proyecta sus sombras arrojadas.

No sirve el oponerse con las armas;
ir en contra del mal lo hace crecerse,
tan sólo el bien vibrante en el sonido
armónico del gong logra que alejen.

Quizás fue el "OM" aquello que se oyese
del instrumento que Hera proporcionara
y como Orfeo —aun esta vez contrario—
consigue Hércules que atroces bestias huyan.

Trabajo Nono de nuevo coronado
del éxito por la virtud arete
del héroe mítico: inteligencia, fuerza
a más belleza mística en la música

… inspira así un camino a superarse
el arquetipo de Los Pájaros de Estínfalo.



© albertotrocóniz / 14
Texto: de “RITOS, MITOS, SÍMBOLOS”
Imagen: “Pterodáctilo”
de “FOTOPINTURA”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “POEMAS DEL MITO”



miércoles, 18 de febrero de 2015

ABRAZO INFINITO



Enfermo estoy de ti como de música
lo están los instrumentos que ya aguardan
a resonar y transcender sus formas
en algo superior no sospechado.

¡Qué bien pulsan esas tus sabias manos
las cuerdas del laúd, "laudemos Deo"!;
tocado por la luz soy luminoso,
partículas de luz son tus arpegios.

Como espada desnuda que en sus filos
canta al cortar el viento, o estandarte
desplegado guiando a la batalla
—batalla por la luz— soy luminoso.

Enfermo estoy de ti Superconsciencia:
Yo Soy, Yo Soy, Yo Soy, Yo siempre he sido,
yo soy señor del tiempo y del espacio
y se oye Hosanna en todas las galaxias.

¡Oh qué medios tan pobres que no llegan
a capturar la esencia!; Yo soy todo
y aquello que aún no es y lo pasado,
pirotecnia los mundos son tan sólo.

Yo en mi reposo eterno me complazco
en silencio preñado de mí mismo
y en el amor que como urdimbre teje
el devenir de eones y de cosmos.

Cuando ocurre que una de las partículas
vuelve a la luz de donde fue partida
reconoce su ser que es verdadero,
llámalo Dios, Ser, Absoluto, Vida…

Verdad y Realidad es la Presencia
y el discurso deviene como en canto
de adoración, un himno de silencio;
enfermo estoy de Ti, no, no me sanes.

Quisiera disolverme en tu océano,
y cual figura de azúcar perder forma
junto a mi nombre en el único nombre:
morir para vivir lo verdadero,
la eterna inmensidad de tu morada.

¿Por qué no tomas el robo que robaste?.





© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL AMOR SAGRADO”
Imagen: “Abrazo Infinito”
de “DIBUJO Y PINTURA”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “POEMAS DEL AMOR SAGRADO”:
(Para ver deslizar y/o pulsar sobre )


sábado, 14 de febrero de 2015

POR SER SAN VALENTÍN: ¡UN BUEN REGALO!


… Y ¿qué mejor que un libro de poemas
como presente a la persona amada
(acompañado quizás de alguna rosa)
—hoy no importa pasarse algo en lo cursi—
perdidizos, muy cerca uno del otro
el contenido de aquel preciado objeto
a la luz de la luna destaparlo
y el tósigo de amor que dentro esconde
verterlo como en Hamlet en oídos
de la dulce enemiga o enemigo
esperando que se obre oculto efecto
que nos embriague al punto en disolverse
toda barrera entre almas y entre cuerpos
que piden más y más gustarlo a sorbos
en libación deseada de los labios
impregnados del licor de los versos?

… a tal propósito recomiendo mi libro

“POEMAS DEL PROFANO AMOR”




Puede adquirirse a precio razonable
de forma presencial o por encargo
en estas escogidas librerías:

Visor Libros 
Calle de Isaac Peral, 18 
28015 Madrid (ESPAÑA) 
Teléfono: (+34) 915 436 134

Mairea Libros
Avenida Juan de Herrera, 4 
28040 Madrid (ESPAÑA)
Teléfono: (+34) 915 493 538
www.mairea-libros.com

Arrebato Libros
Calle de La Palma, 21 
28004 Madrid (ESPAÑA)
Teléfono: (+34) 912 821 111



© albertotrocóniz / 15
LIBRO de “POEMAS DEL PROFANO AMOR”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL PROFANO AMOR” 



viernes, 6 de febrero de 2015

MATERIALISMO: UN PARADIGMA ERRÓNEO

La humanidad asume un paradigma
—axiomas que sostienen la cultura—
(en ello me refiero sobre todo
a la nuestra occidental siendo hegemónica)
completamente erróneo y que es la base
de todas las ideas que se tienen
y de la acción que de ellas se deriva; 
así por tanto de las ideas erróneas
sólo podrá salir acción errónea
y su cohorte de indeseables secuelas.

Tal paradigma es el materialismo
que es el pensar que la materia existe
—algunos dicen que es lo único que existe—
de por sí independientemente,
con realidad distinta a quien la observa;
mas yo digo, otros también lo dicen*
(o lo aproximan como en física cuántica):
sólo es un contenido de conciencia
y por lo tanto está hecha del espíritu
(por dar un nombre que sirva en entendernos).

Ya sé que choca, que puede sonar raro
estando hipnotizados por objetos
y despreciando saber sobre el sujeto
que los conoce y, diré más, los crea
en la panoplia hecha de espacio y tiempo
que extiende como un velo la Conciencia.

Lo que ocurre es que estamos educados
de muy antiguo durante muchos siglos
—mal educados— a nada preguntarnos
sobre un acto tan simple y fascinante
cual es el conocer, el ser conscientes,
y a dar por buenos conceptos heredados
en actitud en el fondo indolente
que no investiga respecto a este milagro.

El interés centrado en los objetos
ha dado como frutos cosas útiles:
la ciencia y técnica que ha dominado el mundo
(como una parte también de la conciencia)
pero ha llevado al despiste en que se vive
con toda clase de espurias consecuencias
en política, religión, en nuestras vidas,
en conflictos, en injusticia, en guerras…;
cuando se da realidad a lo que es múltiple,
incompleto, contingente, efímero,
en vez de verla en la unidad de origen,
inevitable que el conflicto aparezca.

La humanidad en sus primeros pasos
de evolución desde los animales
hasta el hombre de hoy día en su camino
hacia seres más espirituales
ha de mirar a los hechos de frente
abocado a un mayor discernimiento
(a donde llega normalmente en sufrimiento):
reconocer que se vive engañado
por espejismo de realidad muy falsa
dando por bueno lo inerte como causa
generadora de toda la existencia
en vez de ver que sólo obra el espíritu:
ya en reposo como pura conciencia
o agitándose como conocimiento.

El paradigma que digo en “cajas chinas”
que es más común, el que la gente tiene,
lleva en su base la idea equivocada
del universo como un gran container
ocupado de materia que da origen
combinándose, a los distintos cuerpos
que se agregan cada vez en más complejos:
minerales, vegetales, animales
que evolucionan dando por fin en hombre
con circuitos cableados en cerebros
construyendo a su vez los pensamientos
de una mente pomposa-mente autónoma
compitiendo entre sí por primacía
para lograr objetivos (materiales).

Y es al revés, es la única conciencia
la que da origen a todo pensamiento;
para empezar con esos dos constructos
que damos en llamar espacio y tiempo
y luego sigue con el de la materia
y ya a partir de ahí con toda clase
de objetos que pueblan periferia
de la vision central, puro sujeto.

La conciencia lo es todo y es lo único
y todo lo demás son derivados
(cuando se ven de forma independiente):
percepciones, sentimientos e ideas,
todo sale de la única conciencia
y basta examinarlo para verlo.

A desmontar prejuicio inveterado
apelo aquí al método científico
analizando el hecho de experiencia
—nuestra experiencia, la de primera mano—
que presenta la inspección de la videncia
de algo que tomo aquí como un ejemplo
cualquiera a examinar cual sea un árbol.

La percepción que tengo y sensaciones
y el pensamiento respecto de ese árbol
para empezar son mi única vivencia:
en percepción yo le asigno un espacio,
con pensamiento yo le adjudico tiempo,
cosas que salen del puro aquí y ahora 
en donde vemos surge el conocimiento
que es la única substancia que en tal árbol
en mi examen compruebo hasta el momento.

Luego también —nada se añade a esto—
pues asignar materia independiente
(al igual que un espacio y un tiempo)
a algo que pertenece a nuestra esfera
del conocer y se mantiene en ella
en el puro presente: aquí y ahora,
es un mero ejercicio de inferencia,
una suposición, sólo creencia
(lo que por cierto asimismo es pensamiento)
que aun sea de muchos no aporta nada nuevo
cualitativo a anterior argumento
ya que el consenso no puede ser criterio 
que alcance a desmontar razonamiento.

Nunca experimentamos nuestro cuerpo
de por sí, tan sólo es un concepto
que unifica diversas sensaciones
enhebradas secuencialmente en tiempo,
ni tampoco el mundo que rodea,
meros nombres a multitud de ideas;
sólo experimentamos impresiones
(y asignamos su causa a la "materia")
más sentimientos y también pensamientos
(que adjudicamos a una "mente" supuesta).

Todo emerge en la luz de la conciencia
quien lo sostiene durante un cierto tiempo
y que después todo abandona y suelta
(en el sueño profundo por ejemplo);
¿dónde han ido a parar?, ¿a un reservorio?,
¿a algo como un depósito o container?;
nunca hubo tal, ni entraron ni salieron,
su material era sólo conciencia
que a su antojo las destruye y las crea.

En el sueño profundo es donde mora
pura intocada sin que haya contingencia;
más tarde da en soñar donde promueve
la actividad llamada pensamiento
con ilusiones del tiempo y del espacio
en el llamado sueño con ensueños
más luego en la vigilia la materia;
todo lo lanza como en redes de engaño
en donde el Uno en muchos se segrega
con un ritmo diario y por las noches
vuelven a recogerse hacia su seno.

No se ha podido ni podrán descubrirse
—porque no existen— aquellos elementos
irreductibles que sean pura esencia
constitutiva de mente o de materia,
que como aquellos de tiempo y del espacio
son nada más, ni menos, que CONCIENCIA.

Tú prestas realidad al mundo externo;
también por cierto al dios que te imaginas
compensación en él de tu carencia
al tomarte como un yo separado
segregado de la Unidad eterna;
meras sombras chinescas en pantalla
proyecciones de luz de la CONCIENCIA.

Nada de eso te quita ni te pone
pues tú eres el origen: la CONCIENCIA 
tal ha de ser por tanto el paradigma
que guíe en el camino a transcendencia
del estado actual, de etapa oscura
de humanidad en dolores de parto
tratando en dar a luz mayor CONCIENCIA
y aunque parezca que a algunos quede mucho
es ilusión también del pensamiento;
si has comprendido se espera tu respuesta

… pues sí, en efecto eres el dios, ¡despierta!.



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Warm-Hot Intergalactic Medium”,
simulación por ordenador de la Universidad de Colorado,




Otros “Posts” del “Blog” relacionados
* Ver por ejemplo enseñanzas del Advaita en…
Rupert Spira

…  y en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”


sábado, 31 de enero de 2015

ME CONFIESO CRISTIANO IMPENITENTE

Cristina es para mí —lo tengo claro—
la persona asignada por los dioses,
es mi destino en alegrías y en tristezas;
su simpatía compensa defectillos
y a mí me aguanta, lo cual es un gran tanto.

Celebro el día en que la encontrase,
lucía en traje fucsia su sonrisa;
yo la reconocí inmediatamente,
como si se tratase de un reencuentro
tras de haber estado juntos por más vidas
en otras épocas y en muchas circunstancias.

Así empezó nueva etapa del viaje,
un largo viaje por tiempo y por espacios
del que daré brevísimos retazos
de algunos episodios entrevistos
en intuición, sueños, o regresiones,
con poesía y verdad en su relato.

Nuestra primera escena sale en África
todavía no humanos, animales,
aun ya mamíferos de cierto desarrollo;
ni platelmintos ni nematelmintos
… ¡como leones!.

Aparearse contigo muchas veces
como hacen el león y la leona
en sus cópulas durante todo el día
y también incansables por las noches.
Todo leones; es seguro que aquellos
que de ello salgan repitan mismos ritos
del sexo, de la caza, de la muerte,
de ser en Creación, eso, leones.
Polvo de estrellas somos en mil formas;
la tuya y mía en felina dio a encarnarse
y en descendencias que dan comienzo ahora
—sí, lo sé, ya ha sido en el pasado—
volveremos muchas veces a esta escena.*

Principió en la prehistoria como humanos:
ella era “Neanderthal” y yo “Homo Sapiens”
(perdón por el epíteto excesivo);
chocaron las miradas, nunca antes 
había visto un ser de tal pelaje,
algo extraño y al tiempo fascinante,
de aspecto primitivo tan exótico.
Prendió el amor de forma animalesca
como prende fricción con dos palitos
para hacer fuego y asar unos mamuthes.
Después del ágape nos arrimamos juntos 
cerca de hoguera por combatir el frío;
debajo de las pieles nos buscamos,
tú despedías un olor tan intenso…
Podía yo escribir —de haber sabido—
los versos más tristes esa noche;
en el azul titilaban estrellas 
y el viejo impulso condujo al apareo
… aunque no fue posible descendencia
que algo no funcionaba con los genes.
(de esta historia pueden ver más detalles
en otro post dedicado al efecto).**

Siglos más tarde asistía al teatro
en la hermosa ciudad de Siracusa
(era en la época en que regían tiranos);
yo estaba en la función con un amigo,
un egipcio tratante de caballos.
Fuera algo memorable esa velada
que hoy llega a mí después de tantos siglos
(en la que una obra de Esquilo se estrenaba);
mi amigo y yo compartíamos intereses
de varía índole —y no sólo poética—
ambos dos estábamos "colados"
por una chica a quien decíamos Bronwyn
(que en realidad Dionisia se llamaba)
y avistándola más abajo unas gradas
ponderamos su belleza y virtudes
y la abordamos llegados al descanso;
yo fui a ofrecerle seis yeguas escogidas
y este mi exceso le resultó muy grato.***

¡Cómo me vienen de nuevo a la cabeza
esas escenas de un pasado soñado
en la remota China legendaria
cuando viví y allí era funcionario
aplicando las normas confucianas
guiándome del I Ching en decisiones!.
Fui muy feliz, a veces lo recuerdo
con gran nostalgia, yo la leía mis versos
entreteniendo veladas sobre el lago
en el kiosko del puente de nenúfares;
sorbíamos té de jazmín oyendo música
de su laúd en notas pentatónicas
… me refiero a cierta concubina
de un cutis exquisito en porcelana
quien encontré como "media naranja"
y fue en efecto mi entera mandarina.****

Luego de siglos en la España del Austria
don Felipe Tercero que Dios guarde,
ella era dama de alcurnia de la corte,
yo un caballero que le enviaba poemas
desde escuadrón en los tercios de Flandes
pergeñados en solaz entre batallas
aunque siempre prisionero de mazmorras
—a sus ojos profundos me refiero—.
Recuerdo alguno de asaz grande artificio
al que diese forma de caligrama
(quizás de aquello derive esta manía
que me hace hablar siempre en endecasílabos).*****

Eran los siglos XVIII-XIX
en la Alemania del romanticismo,
yo a la sazón me llamaba Juan Wolfgang;
de juventud intensa y tormentosa,
buscaba mi alma en brazos muchas chicas
pero escapando de cualquier compromiso:
¿no fluye el mundo en todas sus corrientes?,
¿porqué ha de retenerme una promesa?.
Cansado de las damas neoclásicas
que poblaban salones de palacios
en la corte donde fuera ministro
di la gran espantada huyendo a Italia.
Fue a la vuelta, resignado a la bruma,
que la encontré en humilde cabaña
y se llamaba ¡oh sorpresa!, Cristiana;
se me acercó para venderme flores
(que no dejó ya nunca en ofrecerme)
y al cabo a ella me uní con gran escándalo
de estiradas, celosas, cortesanas.
Luego de algunos años quedé viudo.
Hacia el futuro clamando por sus ojos:
“Luz, más luz”, mis últimas palabras.******

Años treinta del siglo XX en Viena;
nos encontramos en el conservatorio
y éramos jóvenes estudiantes de música;
ella tenía apenas diecisiete,
larga trenza dorada, ojos azules,
tocaba a la sazón el violonchelo;
yo diecinueve, me llamaba Hans Burgman,
la acompañaba con la viola da gamba.
Cuando Austria fue invadida por los nazis
participamos en la resistencia
clandestina y en extremo peligrosa
que nos uniese incluso más que música.
En alguna intentona de atentado
yo fui herido de bala y capturado
trasladándoseme a un interrogatorio
al cuartel general del enemigo,
pero morí tendido en la camilla
con un postrer deseo: reencontrarla
confiando reconocería sus ojos.*******

Lo que cumpliose nacidos en la España
de aquel franquismo de los años 50;
tras largo tiempo de desazón buscándola
me la encontré con su vestido fucsia.
“Seguro que eres Piscis” le dijera
a la vista del porte y las facciones
y asombrándose de que lo adivinase
reconoció que en efecto lo era
y allí “picó” pues ellos son curiosos
y no me asemejaba a sus moscones.
Poco más tarde me declaré en la nieve:
“Tú y yo nos conocemos de hace siglos 
y yo soy la persona que esperabas,
que unos ojos reconocen a los otros 
y así ha ocurrido cruzando las miradas
por la primera vez en esta vida
que ya en otras hicimos mil jornadas 
y ahora de nuevo con el reencuentro en esta
se inicia en la andadura otra mañana”.*******

… y hasta aquí la cosa desde entonces
tomados de la mano en nuestra andanza.

(Continuará) 

© albertotrocóniz / 15
Texto: de “AUTOBIO”
Imagen: de “FOTOPINTURA”



Otros “Posts” en “Blog” relacionados:


… y en el tablero “AUTOBIOGRAFÍA”: