sábado, 11 de abril de 2015

¡DEJE YA DE CREERSE UN SER HUMANO!

Atiborraba su casa de mascotas,
era tal su amor por animales
y en concreto por la raza canina
que acabó dando en creer que un perro era
y sentía y actuaba como un cocker.

Se ponía a cuatro patas por el suelo
reclamando que su pienso le sirviesen
en un cuenco grabado con su nombre
—ahora por todos se hacía llamar "Woody"—
también bebía del agua a lametones
y de premio le encantaba algún huesito.

Era incordio de amigos y parientes
pues pedía que le sacasen de paseo
y dejar que orinase al pie de un árbol
por lo cual les caían buenas multas;
aguas mayores no se lo permitían
pero también las hacía en un descuido
y habían de recogerlo en una bolsa.

Husmeaba en los alcorques, se comía
cualquier cosa abandonada en las aceras;
olisqueaba a las perras en el parque
y hasta a muchas "cepillarse" pretendía
para risa y regocijo de los jóvenes;
cierta vez llegó a morder a un niño
quien el darle su pelota no quería…

Así las cosas, ya su familia hastiada
decidió llevarle a algún psiquiatra
mas dudaban si de perros o de humanos
decidiéndose al cabo por esto último
(más que nada por el monto de los gastos 
al tener que llevárselo hasta Houston).

Saludó al facultativo con un "guau-guau"
y este que ya estaba acostumbrado
a tratar con variantes de locuras
y seguirles al principio la corriente,
respondió con otro "guau" y lametazos
explorando con los morros por sobacos
y también —mal sea decirlo— por el culo.

Una vez ganada así su confianza
fue y le dijo: por supuesto eres un cocker
e incluso si te esfuerzas y te esmeras
en más trepar escalafón perruno
hasta en rottweiler pudieras convertirte;
por el momento, mientras ello sucede
pretende aun sea de modo paulatino
el actuar como si fueses hombre
y a pesar de que andes a cuatro patas
—cosa que está muy bien por otro lado—
de vez en cuando date cortos paseos
sobre las dos traseras solamente,
más tarde incluso ponte unos zapatos,
ya verás lo que gustas a las perras…

Obró el efecto que al cabo de algún tiempo
y a base de fingir ser un humano,
se encauzaron las cosas normalmente
y abandonando tan extraña manía
finalizó por sentirse una persona
iniciándose para él la nueva vida.

Al principio muy bien, se compró un coche
y ya no tuvo que ir en el maletero;
luego una casa con crédito de un banco:
no había comparación con la caseta
en que pasaba estrechez y tanto frío…

"¿Cómo podré haber sido yo tan tonto
de haber llevado durante tanto tiempo
una vida de perros y el gustarme
ir detrás de las perras con lo buenas
que están algunas de sus amas
cuando lucen micro-shorts en primavera?”.

Se echo una novia que conoció en el parque
cuando ambos paseaban sus mascotas;
las dejaban triscar mientras que ellos
en un banco se hacían arrumacos
(era un experto en lo de olfato y lengua,
no digamos haciendo el "canis fatuens")…

Se casaron, tuvieron varios hijos,
él trabajaba empleado en una clínica
veterinaria (casi huelga decirlo:
tenía mucha mano con los chuchos)
y esa fue al fin una historia corriente
mas no feliz de un modo permanente…

Se presentaron mil males de esos típicos
que suelen aquejar a las personas:
un hijo salió punky, una otra gótica,
más la hipoteca, impuestos, el engaño
de su mujer con su mejor amigo
(que era aquel dueño de la veterinaria);
le acabaron echando del trabajo…

Desengañado de tanta vida perra
como a veces llevamos los humanos
empezó a plantearse esas preguntas
fundamentales que suelen presentarse
(cuando parece no queda otro remedio)
acerca del sentido de la vida,
del ¿quién soy yo?, ¿qué ocurre tras la muerte?,
¿existe Dios?, ¿para que sirve todo?…

Después de un tiempo y tras ir dando tumbos
ensayando respuestas que luz diesen:
apuntándose a partidos políticos
y a onegés de lémures con sida,
a conciertos, visitas culturales,
filosofías varias, religiones…
desencantado al fin de todo ello
y aplicándole a todo el "neti, neti"
llegó a la conclusión del "no sé nada".

Fue por aquel entonces que topase
cual por casualidad con el psiquiatra
que le había curado anteriormente
de la extraña manía de creerse perro;

“¿Cómo le ha ido mi amigo en este tiempo?
¿qué tal se siente de ser una persona?”

… el otro fue y le contó su historia
no exenta de cinismo y desengaño
acabando al fin pidiendo ayuda:
“ojalá pudiera hoy también darme
algún consejo para cambiar mi vida
ya que asimismo es una vida perra”.

El psiquiatra —no todos están locos—
y este por cierto era un ser iluminado,
lleno de compasión tal cual le dijo:

“¿recuerda usted que le recomendase
cuando me vino creyendo ser un cocker 
el que poquito a poco Vd. admitiese
la posibilidad de ser una persona?;
tuvo fe en mis palabras y por tanto
como era al cabo más humano que perro
mi consejo obró naturalmente
y las cosas volvieron a su cauce.

De la misma manera ahora le digo
que realice el siguiente experimento:
acepte al menos por una temporada
la posibilidad de no ser una persona
que a la postre puede que sea otro sueño
similar al que tuvo de ser cánido.

Así mantenga en su mente el pensamiento
del "como si" usted fuese algo muy grande:
ni más ni menos que el Todo, el Absoluto,
la Conciencia universal, eterna, ubicua,
no nacida y por tanto a salvo de la muerte

… libre de engaños: materia, espacio y tiempo;
esté presente en el aquí y ahora,
sea puro amor, inteligencia y fuerza
sienta, piense y actúe en todo ello
de manera constante y consecuente;
como es su esencia no puede haber fracaso

… y no se desanime si al principio
se le olvida y vuelve a las andadas
del pensar que es Mengano separado
del inmenso océano de la vida:
una ola al cabo sólo es agua;
inténtelo otra vez que poco a poco
se mantendrá en su fondo permanente.

Téngame fe, al menos unos meses,
ya me dirá si la fiebre le baja
—me refiero a ser una persona—
y los extraordinarios resultados
que se derivan de abandonar su idea
limitante cual caseta de perro;
¡salga y respire a fondo el infinito!,
si tiene alguna duda venga a verme*.




© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Rottweiler”,
cuadro de Francis de Blas



Otros enlaces del “Post” relacionados:

… y en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”


miércoles, 8 de abril de 2015

UNO EL AMOR Y DOS LOS VEEDORES


Soy la luz del amor y los espejos 
en que esa luz refleja entre uno y otro
multiplicando al infinito el gozo 
en que por siempre de sí mismo bebe.

Lo que yo llamo "" está en mi conciencia 
lo que tú llamas "" cuando me nombras 
es también contenido de conciencia 
—ya no digamos conciencia tuya o mía 
sino tan sólo la única Conciencia—:
uno el amor y dos los veedores.

Tan sólo hay una copa en la que apuran 
los amantes de ellos embebecidos 
el licor especiado que es sin tiempo 
y que son ellos mismos disfrazados.

Hombre y mujer jugando a los contrarios
en las salas del sueño que nos lleva 
a encuentros-desencuentros por eones 
en múltiples lugares de los cosmos.

Pero lo permanente ha sido siempre 
es y será —el tiempo no lo toca
ni el espacio dispersa los encuentros—
este amor que baña en la materia
desde su fuente en el aquí y ahora.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL PROFANO AMOR”
Imagen: “Tristán e Isolda”
Medallón Conmemorativo.


Otros enlaces del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL PROFANO AMOR” 


viernes, 27 de marzo de 2015

EL PILOTO, LA MUERTE y EL DIABLO

Sentirse dios aun por ocho minutos,
dueño y señor de vidas y destinos:
entre mis dedos tener la vida o muerte 
de pasajeros confiados a mi cargo.

De momento he vertido en la bebida
del comandante un potente diurético
que le ha obligado a ausentarse a ir al servicio;
ya noto viene y está tecleando claves…

Solo en carlinga de Airbus 320,
no abro la puerta, gozo del espectáculo 
de esta mañana soleada en primavera 
donde su renacer puja en contraste 
con aquello que pronto se avecina 
en las montañas nevadas, acercándose

… cada vez más y yo ángel de la muerte 
volando con mis alas a su encuentro;
alas germánicas atraídas de imposible 
de un mundo en perfección de la mecánica 
ordenado y exacto que funcione
con la belleza y frialdad de los motores,
con la belleza y frialdad que hay en los riscos

… donde el aire es más puro al superhombre
—su adecuada morada son las cumbres—
¡oh Zarathustra! admirado Zarathustra
que me hablaste por medio del gran Nietzsche 
de alejarse del vulgo y de las masas
cual el pasaje que hoy llevo hacia el desastre.

No importa el número, el débil nunca cuenta
frente a la voluntad del hombre grande
como en la mítica Alemania de aquel Führer
que también se basó en el sacrificio
de millones de seres en sus aras.

Cesad bellacos de aporrear esa puerta,
dejadme disfrutar de estos momentos
de privilegio de voluntad suprema 
en compañía del diablo y de la muerte 
—como en grabado genial del gran Durero—
en camino que lleva hacia el abismo.

Sí el diablo, él es mi copiloto,
siempre a mi lado desde que era muy joven
poniendo en mí pasión incontrolada
por el volar y unirme a él como ángel
aun en caída fatal de las alturas
y sugiriéndome esas ideas extrañas
que me exaltaban cual eran de holocausto
sacrificando rebaños a su nombre
en un baño de sangre exhilarante
para después hundirme en depresiones.

Tomé esta decisión pues si descubren
de mi mente lo que han diagnosticado,
a buen seguro me cortarían las alas
y nunca, nunca podría remontarme
hacia este hermoso cielo, a estas nubes
y por supuesto que ello será el infierno:
el anodino de vida cotidiana
relegado a labores burocráticas,
dado de baja y jubilado luego,
pegado a tierra sumido entre la masa.

He de firmar el pacto con la sangre,
tal como me ha propuesto Mefistófeles,
no sólo mía, también la de inocentes;
ha prometido darme mis propias alas:
las de una fama de universal renombre
con lo que habré la juventud eterna
nunca muriendo en boca de los hombres,
a cambio hacerse él cargo de mi alma
y acompañarle en caída hacia la sima.

Pongo el botón en el cuadro de mandos
con que se inicia el descenso paulatino.

Los llevo hacia la muerte en sacrificio
imprescindible para yo volar libre
en pleitesía a este mi extraño ego;
al fin y al cabo qué le supone al orbe
gentes comunes, vienen de vacaciones 
o van a algún colegio en intercambio
donde enseñan tan sólo nimiedades:
¿hablar en catalán?, ¿quién lo requiere?
y esa mierda que dicen democracia.

Qué sabrán ellos de tantas sutilezas 
que asaltan en un alma atormentada 
que anhela el ideal, el imposible
abocado de siempre por Germania:
aquel de nuestra música sinfónica,
de nuestra filosofía idealista,
de la ciencia maciza y contundente,
del heroísmo teutón del caballero…

Siempre admiré de niño esos pilotos 
que estrellaban su avión sobre enemigos;
quise emular —ahora por fin lo hago—
la heroicidad de aquellos kamikazes,
"viento divino", me alienta la palabra;
"gottlicher Wind" in unsere deutsche Sprache.

No, no voy a contestar a impertinencias 
de torres de radar que hay requiriéndome.

La "bestia rubia" portamos en los genes
de raza aria, de los antiguos griegos,
no estos de ahora —son todos medio turcos—
y otros mediterráneos corrompidos
a más de moros, americanos, árabes…
(de todos llevo una muestra entre el pasaje)
y los judíos, seguro hay unos cuantos  
pues son como una plaga inevitable.

Cual un murmullo resultan esos gritos
de la tripulación que me suplica;
apenas oigo vuestras imprecaciones
tengo en los cascos la música de Wagner 
ya que es la “Cabalgata de Valquirias”
el adecuado fondo en este trance. 

Vosotros sois rebaño, sois borregos,
tan sólo servidores, sólo esclavos 
que el faraón precisa en la hecatombe 
para morir muriendo cortejado 
y vigiléis sobre mi sueño eterno 
en el sepulcro que son estas pirámides 
de las montañas silentes y magníficas 
asociadas por siempre ya a mi nombre 
inmortal que ahora entra en el Olimpo
de los Alpes, unido a su leyenda

… firmo —con sangre—
Andreas Gunter Lubitz. 



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DE LA SOMBRA”
Imagen: “Ritter, Tod und Teufel”
de Alberto Durero (1513)
en “MUSEO”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”:



domingo, 22 de marzo de 2015

¿ES LA CONCIENCIA PERSONAL O ILIMITADA?

La humanidad sostiene el paradigma 
—base de su pensar y actuaciones—
fundado sobre idea de persona,
la cual se apoya en un cuerpo-mente
y de esta última deriva una conciencia.

Un ser pues personal y separado 
del resto de otros seres y del mundo,
y de Dios (la idea que de él tenga),
y en lo que llamo "yo" siempre está en lucha
con los demás (también conmigo mismo)
para prevalecer en competencia. 

Todo ello lo tomamos por supuesto 
pues es inoculado en todas partes
por los siglos a niños por sus padres,
familiares y amigos, en la escuela,
en iglesias, mezquitas, sinagogas... 
siendo la base de todas las culturas
y las así llamadas religiones.

Y el "pecado original" se perpetúa:
una vez aceptado el axioma
de un ser que es personal y que ha nacido
en un cuerpo sujeto a contingencia,
la vida siempre se vive cual carencia
y en su contrapartida: los deseos
para lograr aquello que nos falta
(pues intuimos que hay una vida plena).

También se da el temor pueda perderse
todo lo conseguido acumulado:
la salud, los afectos, la fortuna,
el estatus social, conocimientos…
y así el mayor desastre que es posible 
es que se ha de morir inevitable. 

Aquí intervienen esas ideologías 
que consuelan con una transcendencia 
ya sea religiosa, social, política 
prometiendo a la persona pervivencia
de una manera u otra en cielos varios:
ya sea entre los santos, entre huríes,
o en plan materialista en este mundo
en la memoria del pueblo agradecida,
en una referencia, en una lápida…

Sin embargo yo digo*: todo es falso 
en el origen, es decir la persona
no es una realidad, es un concepto 
que no resiste el análisis profundo.

La conciencia —aquello que comprende 
estas líneas escritas, que conoce;
el último reducto de evidencia—
es el puro sujeto al que no alcanza 
ninguna ciencia (que esta hecha para objetos);
nada puede decirse, sólo serlo.

No hay forma de probar así por tanto
que la conciencia (que soporta el concepto
que se tiene de ser una persona)
sea algo individual e intransferible
que deriva del cuerpo y de la mente. 

De aquí por ende tampoco sea posible 
probar que la conciencia sea infinita 
que sea impersonal, común a todos,
no sujeta a los cuerpos ni a las mentes,
sin principio ni fin, eterna, ubicua.

Así pues, si estás interesado
(esta cuestión es la más importante)
en saber cúal es la verdadera 
entre las dos hipótesis posibles:
la conciencia finita o infinita 
lo que procede es un experimento
y decidir según los resultados.

Dado que ya hemos favorecido 
durante largo tiempo lo primero,
es decir la idea de persona 
(sufriendo de rondón las consecuencias
del deseo, del temor y de la muerte),
parece justo que al menos por un tiempo 
tratemos de pensar que es la otra hipótesis.

Dale oportunidad a la conciencia 
de ser lo que es, no las limitaciones 
habituales —pudieran ser prejuicios—
mantén el “como si” de una Conciencia
(aquí ya la escribo con mayúsculas)
que sea impersonal, ilimitada,
de la que todo al cabo se deriva,
no sujeta a espacio, tiempo, muerte…

… y veamos que pasa en los efectos 
que ello pueda tener pasado un plazo
(corto, medio o largo, ello depende
del grado de visión que se mantenga)
tanto en lo externo como en vivencia interna
(adelanto que espera maravilla).

Y ahora un ejemplo que pueda aclarar algo
respecto a la actitud recomendada: 
supongamos que alguien te dice “tonto”;
en el primer supuesto habitualmente 
reaccionarías, pues la cosa te enfada,
con un “tú más” (quizás yendo a mayores). 

Si te mantienes en la segunda hipótesis
de la conciencia universal y única 
enfrentado a esa misma circunstancia 
caes en la cuenta que es tan sólo una parte 
de la conciencia diciendo a la otra “tonto” 
y entonces aparece como un juego 
perdiendo así todo su dramatismo 
ya que en el fondo nada está amenazado:
todo es el YO que juega al escondite.

De esta manera iremos poco a poco 
integrándonos en la unidad que somos 
reconociéndonos en todo el universo,
en todo lo que existe, vive y late
y la paz y el amor de ello resulta;
no la guerra perpetua contra aquello 
que amenace nuestro personajillo.

Pero ¡atención! esto no significa 
que en el juego no haya de vez en cuando 
que enfrentarse con todas nuestras fuerzas,
con discriminación y con afecto 
a los así llamados enemigos 
al punto si es preciso en machacarlos:
sea al ladrón que viene a nuestra casa,
al político corrupto impresentable,
o por ejemplo el caso que hoy en día 
se presenta con el “Estado Islámico”


Resumiendo y contestando a una pregunta
planteada a raíz del "post" por un amigo:

Insisto en que los seres "no tienen" conciencias;
es la Conciencia la que tiene a los seres.
La Conciencia no tiene un fin, es acausada
siendo causa de todos universos:
en reposo es Silencio y es Presencia
cual se vive en el sueño profundo,
en movimiento crea ficciones de los mundos
primero en el sueño con ensueños
(con la ilusión del tiempo y del espacio
que es el germen de todo pensamiento)
y después perfecciona el engaño
en la vigilia (en que añade materia),
buscándose a sí misma en los mil seres
—el amor es la unidad de base—
con lo que dices "conciencia" (con minúscula).

De la Conciencia no puedes decir nada
—lo expresado sólo es dedo que apunta—
pues no es algo abarcable por lenguaje
(la poesía se acerca balbuciente)
ni tampoco objeto de la ciencia
que sólo puede tratar con los objetos.
No es un objeto más, manipulable;
es el puro sujeto que conoce,
es esa maravilla inexplicable
—sea lo que sea— de estas líneas consciente.

Tal ha de ser, entiendo, el paradigma
que guíe en el camino a transcendencia
(aunque parezca a algunos quede mucho,
si has comprendido se espera tu respuesta)
… pues sí, en efecto eres el dios, ¡despierta!.



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Ouroboros”,
de “DIBUJO Y PINTURA”


* No sólo yo, es base del Advaita;
ver por ejemplo en Sri Nisargadatta,
Jean Klein, Francis Lucille, Rupert Spira

Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”



sábado, 14 de marzo de 2015

PI: "DE PE A PA"

Es un día especial, sólo uno al siglo:
hoy 3.14.15
y más concretamente cuando sean
las 9:26:53…
cumpliéndose algún nano segundo
al fondo en la espiral de lo más ínfimo 
—dado que Aquiles alcanza a la tortuga—
celebremos a "Pi" número mágico
∏ = 3,141592653…
en su viaje con rumbo al infinito
(o por mejor decir, infinitésimo)

… con una propiedad extraordinaria
que posee su hilera de guarismos: 
nunca repite una misma secuencia 
lo que por tanto implica que contiene 
toda combinación imaginable 
de esos tan a la mano los diez dígitos. 

Ello supone el hecho sorprendente 
de que en algún lugar de retahíla 
está escrita la cifra deseada
que nos haría acertar la lotería; 
no una vez sino en todas ya por siempre.

Y la fecha implacable de la muerte,
la otra fácil que refleja nacimientos,
de hoy por ejemplo que resulta aniversario 
—3.14— de aquel que fue Albert Einstein.

Pero tales son sólo fruslerías 
comparadas con otras propiedades;
supongamos que al cabo convertimos
cual cabalistas los números a texto
poniendo cifras como código ASCII:

En algún lugar de la secuencia
narrativa —mucho ininteligible—
encontraríamos descrita nuestra vida 
de “pe a pa” con lujo de detalles 
e incluyendo infinitas ediciones 
con pequeñas variantes o con grandes 
que reflejen todo lo no vivido 
(cuando un día aquella novia nos dejase... )

Yendo a lo impersonal también veríamos 
desvelados los secretos del cosmos,
definitivas las Leyes de la Física
en ecuaciones complejas (¡o sencillas!),
la fórmula de juventud eterna,
los sonetos más bellos aún no escritos
(junto a mil insufribles ripios tontos)… 

Si acertamos de nuevo a convertir 
en un mapa de bits tales guarismos
para obtener, no números ni textos,
sino imágenes aun fuesen blanco–negro,
viajando como un dron sobre los campos 
extensísimos de innúmeras figuras,
divisaríamos acaso una parcela 
reflejando la faz de Jesucristo,
el rostro de la amada en otras vidas 
futuras, pasadas y presente 
en todas las variantes conocidas…

escenas de la Historia tal cual fueron,
escenas del futuro en reservorio,
la última mueca que lord Nelson hizo 
en Trafalgar, la faz de los Apóstoles,
allá el rostro barbado del profeta,
Jack "el destripador" en pleno crimen,
entierro de Cervantes en la cripta,
el aspecto que tenga último Papa
(aunque "me huelo" que sea este presente)… 

Toda la información sobre el pasado,
toda la información sobre el futuro;
el ADN del Universo entero
se encuentra contenido al fin y al cabo
—eso sí, inmerso en entropía—
en el hecho inocente en apariencia 
de dividir el perímetro de un círculo 
entre la magnitud de su diámetro

… nos acecha detrás la maravilla.



© albertotrocóniz / 12
Texto: de “APUNTES CIENTÍFICOS”
Imagen: “!0.000 conexiones del Número
de "FOTOFILTRADA" tomada de


Otros enlaces del “Blog” relacionados
en el Tablero “APUNTES CIENTÍFICOS”


jueves, 12 de marzo de 2015

CATARATAS

El carca dios Saturno pone un velo
con la edad delante de los ojos
y como al sin querer te va cegando
con las así llamadas "cataratas"
a donde empuja en el río de la vida
a más de otras lindezas como artrosis,
achaques varios, la disfunción eréctil…
(hablo de algunos, no digo que me pase).

¿Es esto una artimaña de Natura
a cuanto antes librarse de los viejos
haciendo que tropiecen en camino
llevándolos más pronto hacia la tumba?;
así sucede con muchos animales
que ya mayores suponen una rémora
para el resto de toda la manada
(pues se unen a comer pero no cazan)…

mas llegan mecanismos que depuran
y el macho o hembra alfa pasa a omega
que otros más fuertes relevan en fornicios;
con huesos frágiles se rompen una pata,
hay cerumen en oídos y en cacumen,
o bien sus ojos avanzan en ceguera,
son incapaces de seguir al resto
quedando a merced de predadores;
parece cruel pero es ley de la vida.

Al fin y al cabo se debe ceder paso
a nuevos ejemplares de la especie
con juventud, que cumplan con los ritos
de trabajos, de amor, reproducirse…
y aseguren su línea en el futuro:
sobre los individuos prima el grupo
tanto en los animales como en hombre.

Esto fue así durante largo tiempo
hasta llegase nuestra ciencia y técnica
al rescate de otro tipo de vida
no tan basada en los valores físicos
—que hizo su selección a humana especie—
sino en aquellos otros más mentales
en devenir de materia hacia intelecto
(y esperemos que al espíritu desde este).

Yo un siglo antes me encontraría ciego;
si bien podría componer poemas
(siguiendo en el ejemplo a Homero, a Borges… )
no dejaría de ser una molestia
sobre todo para mis familiares
quienes a pesar de ello me atendiesen.

Mas no es cuestión de repetir cual Milton
el incordio de dictar mis ocurrencias
ya sea a secretarias, a los nietos,
a la "Siri" o a algún guachinanguito;
por ello expreso mi gratitud a técnicas
que permiten prolongar la vida útil.

Hoy con el láser me operan cataratas;
pasado el trámite habré de hacer análisis
a controlar la dieta de endocrino,
chequeo trimestral para la apnea,
un asunto pendiente en el urólogo,
cita primaveral con dermatóloga
y tras de ello una colonoscopia…

y aunque me cunde en las salas de espera
—cursis o asépticas de los facultativos—
(suelo allí pergeñar algún versículo)
a veces pienso cuan cierto es ese adagio
de "aquel que aman los dioses muere joven".



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “AUTOBIO”
Imagen: de “FOTOPINTURA”


Otros “Posts” en “Blog” relacionados:
en el tablero “AUTOBIOGRAFÍA”:


sábado, 7 de marzo de 2015

NO UNA NEUTRALIDAD SINO NEUTRONES

Cultura adelantada es la que presta
a la violencia antigua el instrumento
mas reta con futuro que no sufren
los retrógrados pues hace caer sus velos.

Primero fueron aquellos dos colosos:
imágenes del Buda en la montaña
tallados en la roca cual esfinges
erguidas a los siglos sonriendo.

Con semblante impasible respondieron
al fuego de morteros y granadas
manteniendo el pacífico mensaje
ante fanáticos con el rencor en pechos.

Después fueron las torres erigidas
por “el infiel” que así lanzaba un reto
—“orgullo digno de pagar con sangre”—
de acero y de cristal hacia lo alto.

Y fuera esa eficacia allí abatida
por esbirros de Alá, no rudo alfanje
sino armas que toman de enemigos:
máquinas voladoras del progreso.

Ahora recientemente contemplamos 
llenos de horror cómo entran en museos
y tiran por los suelos las estatuas
y eliminan vestigios de culturas.

Y a los Toros Alados que flanqueaban 
las entradas a la ciudad de Nimrud; 
violados con martillos neumáticos
y arrasadas las ruinas con bulldozers. 

Por no hablar de toda la barbarie 
con los seres humanos cometida: 
degollaciones, crucifixión, las piras
para dentro de jaulas quemar vivos.

¿La actitud mantenerse tolerante
frente a zombis que hacen su "guerra santa"?,
¿o es incapacidad y cobardía
el dejarse arrollar por la barbarie?.

Cayeron Budas, ya escombro su inocencia,
cayeron Torres heridas por el rayo,
caen las estatuas y los Toros Alados,
torturan hombres, a mujeres, a niños… 

¿La tolerancia es arma ante fanáticos
o simplemente comodidad suicida?;
¿consentiremos masacren a las gentes?,
¿dejaremos destruyan patrimonio?…

¿para cuándo la Bomba de Neutrones?
(ese artilugio que no daña las piedras).



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”
Imagen: de “FOTOFILTRADA”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”: