jueves, 27 de agosto de 2015

ZURBARÁN: LO MEJOR Y LO PEOR DE CRUZ Y CARA

Cristo muerto en la cruz, impresionante
cuadro de Zurbarán que ahora contemplo
en esta exposición que hay en el Thyssen;
preside en su silencio galería,
la hierática forma, casi un leño
de austero cromatismo en tonos pardos;
tan sólo en contrapunto iluminada
sobre ropajes blancos por sus pliegues
similares aquellos de Serapio,
—cuadro de San Serapio impresionante—
también martirizado y ya silente.

Pues ¡viva Zurbarán!, ¡viva la muerte!;
¡qué gran pintor tan parco con los temas
de una pintura amable, cotidiana
que retratase la vida de las gentes
(salvo en el refectorio del convento)
cual en la misma época era en Flandes!.

Las vasijas, las tazas, los pucheros
donde la arcilla es materia viviente,
la intimidad de objetos, su presencia
más veraz que los ángeles y santos
en escenas barrocas impostadas,
conceptos sólo, juguetes de la mente
por siempre viejos y con olor a rancio.

Cabezas de los monjes tonsurados
enfatizan mentira en la persona
—toda persona es una gran mentira—
mejor los hábitos, las texturas del lino;
las luces resbalando por los pliegues,
peor la teoría seductora de almas:
apariciones, las misas milagrosas,
halos de purpurina, apoteósis…

Es la materia la que transmite espíritu,
no los conceptos de "santa propaganda"
objeto de consumo y pago al peso
por clientela de conventos e iglesias
de olor a cirio y de sotana raída.

Mejor lugar si filtran los efluvios
desde un pequeño patio perfumado:
sus luces, su frescor, llamando a vida;
el jarro con el agua que a los labios
brinda su gozo en medio de canícula,
jarrita con el vino, casi, casi,
un pecado de gusto deleitoso,
la urdimbre de los cestos con limones,
un corderillo de lana algodonosa
el libro, las tijeras, los ropajes…

Pero no aquellos tópicos de vírgenes,
de santos o beatos que enarbolan
sus cruces cual espadas a las almas
envueltos en harapos y en jirones
en "guerras santas" de la Contrarreforma.

Mucho mejor aquellas telas caras
que tanto juego dan en cromatismos,
pintadas con primor en el detalle,
vistas por él en tiempos de la infancia
dentro de arcón del padre comerciante.

En ellos lucen las bellas señoritas
de la alta sociedad; es de buen tono
aquí en Sevilla, la vanguardia de España,
hacerse retratar como una mártir
por Zurbarán, ese pintor de moda.

San Serapio cadáver cuelga enfrente
en silencio, su silencio es mensaje. 



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “CUADERNO DE ARTE”
Imagen: “San Serapio” (1628)
de Francisco de Zurbarán (1598-1664) 


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA”


jueves, 20 de agosto de 2015

EL HIJO PRÓDIGO

"Harto de la pitanza de los cerdos
retornaré de nuevo hacia mi casa;
dilapidé insensato mi fortuna
malbaratando la herencia de mi padre.

¡Qué loco fui cuando abandoné el reino
en afán insensato de haber goces!,
de llenarme de placeres mundanales
que una vez alcanzados disipábanse
dejando al cabo tan sólo una amargura
sólo para pensar que quizás otros
colmasen ya por siempre mi vacío.

Mas siempre igual la historia repetida
del espejismo y en él darse de bruces
para saciar de un agua inexistente
esta sed de infinito que me quema.

¡Qué necio fui, retornaré a mi casa!
e iré de incógnito allí entre los criados;
mil veces mil, vive cualquiera de ellos
mejor que yo hozando esta pocilga.

Pues no me atrevo a presentarme al padre
y tener que confesarle mis pecados,
que ya una vez le di grande disgusto
cuando alejeme ingrato de su lado
para otra vez de nuevo atormentarle
con mi vivir como piltrafa humana”.

Diciendo así se puso de camino;
después de días y noches inclementes
al fin llegó a las lindes de los campos;
salieron perros ladrando al extranjero
y los pastores lo alejaban con hondas,
mas de repente vieron que aquellos canes
se le acercaban y le reconocían.

Contó su historia a sirvientes y fámulos,
luego rogó que no le delataran;
él viviría como uno más entre ellos,
sería feliz si en esto consentían.

Y así pasaron tal vez algunos días
pero no pudo ocultarse mucho tiempo
al sentimiento íntimo de su padre:
su corazón latía con el pálpito
de que aquel que añoraba estaba cerca.

Un día al fin llamó hasta su presencia
al nuevo criado, su corazón sabía,
a pesar del disfraz y los estragos,
ese quién era y así corrió a abrazarlo,
le revistió del propio manto púrpura
e hizo gran fiesta a que todos celebrasen
el retorno del hijo vuelto a casa.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL AMOR SAGRADO”
Imagen: “Regreso del Hijo Pródigo” de B.E. Murillo (1668)
en la National Gallery, Washington
de “MUSEO”


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “POEMAS DEL AMOR SAGRADO”:
(Para ver deslizar y/o pulsar sobre )


lunes, 10 de agosto de 2015

RELOJ DE ARENA


Frente al lecho de muerte del anciano
puedo ver cómo agita en remolino
última arena que inquieta se dirige
hacia el temido centro del pocillo

… para desembocar después de un túnel
en nuevo ámbito más amplio y luminoso
que acumula los granos hasta el punto
en que el otro ya cesa en su goteo.

Y ahora una mano extraña de por fuera,
con brusco movimiento inesperado
invierte la carrera y nuevamente
en otra caída ciega precipita.

Frente a la cuna del recién nacido
puedo ver el montoncito intacto
de la arena que llena el recipiente
por un instante, al otro ya se vierte…

¡cuánta alegría al comienzo en deslizarse!
aunque al principio apenas sin notarlo,
luego es más rápido y cada vez más rápido
al punto inexorable que allí espera.

¿Qué mano ávida agita el instrumento?,
¿quién puso dentro los granos compañeros?,
¿quién lo ideó, quién construyó su trípode?,
¿quién está al tanto para dar el volteo?.

¿Quién hizo de cristal esos dos mundos
unidos cual gemelos aun opuestos
en que para que uno de ellos viva
el otro muere de modo alternativo?

… se prestan un tesoro caído en dunas
de arenas de oro dejando allá desierto 
el otro vaso por cima ya vacío
ya puro espacio, ya pura transparencia.

Pero el vacío es lo único que puede
acoger abierto y receptivo
el grano fecundante impredicible
que perpetúe en espiral el movimiento.

Como arena la vida precipita
hacia el escape al que llamamos muerte
que es la puerta de entrada a nueva vida
y repite su ciclo eternamente
pautando tiempos que acotan su medida.

¿Quién da esas vueltas en nacimiento y muerte?;
¿son quizás caras de una misma moneda?,
¿dónde estoy yo en el extraño invento?,
¿soy la arena que por dentro se vierte?,
¿soy el tinglado de vidrio y de madera?,
¿soy yo la mano que al cabo lo voltea?…

Arena es la persona hecha de ideas,
empezando por ser un cuerpo-mente;
el vaso circunstancias que moldean
el caminar, siempre a un único punto;
la mano que lo mueve eso es tu karma
que propicia haber nuevos senderos

… pero yo no soy nada de eso.

Yo soy vacío que toda forma acoge
en su decurso con devenir de eones;
productos de artilugio: el pensamiento
que crea los mundos en el espacio-tiempo.

Soy más allá, soy la pura Conciencia,
(que es aquello de estas líneas consciente);
soy el observador perenne, inmóvil
y moro intacto en el aquí y ahora.

¡Pues sí en efecto, eres el dios, despierta!.



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Reloj de Arena”,
de “FOTOPINTURA”


Otros enlaces “Post”-relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”


miércoles, 5 de agosto de 2015

CATEDRAL DE COLONIA VENCE AL TIEMPO


Terrible la hecatombe se despliega
en todo alrededor de sacra mole
salvada por milagro de la suerte
corrida por ciudad bombardeada.

Respetaron pilotos tus agujas 
pues en la noche sin luz eran el faro
a orientar sus vuelos de la muerte
y así quedaste en nexo de la vida

… es río que me trae hasta este punto 
a visitar la herencia de los siglos 
en la obra del amor, la inteligencia
y la energía imbuidas por espíritu.

Enorme barco de quillas invertidas
hendiendo cielos, navegando los siglos
múltiples mástiles pétreos tus pilares
en mar de aire que acoge tu vacío.

Inunda por resquicios, flota, sube,
rodea en todas partes a los hombres
que impotentes recorren por debajo
tomados de la alta maravilla.

En peregrinación hasta tu pecio
inadvertidos del riesgo penetraron
la estrecha boca cual Jonás en ballena
que deglutió los ojos para siempre.

¿Cómo podrá la vida ser la misma
después de la experiencia de este encuentro?;
en los fondos marinos de tu bosque
yo náufrago anegado de belleza.

Me interno por la selva, doy en claro
de algún círculo mágico en floresta
transido de la luz que el centro alcanza
filtrada en el espectro por vitrales.

Figuras esmaltadas me reciben,
e invitan se descifre su mensaje:
coloreados naipes en arcano
que a no dudar describen mi destino.

Enorme factoría del espíritu,
inmensa maquinaria de las almas,
mercado de intercambio con los ángeles,
son las torres trompetas de su Hossana.

Exceso en dimensión de las alturas;
el dominio del vértigo es la clave
que coronarse un día el Opus Magnum
en obra de romanos superada.

Sellar la piedra con marca de cantero
con todas letras de la palabra “PUEDO”;
como un áncora, como una espada firme
que corta el tiempo, el devenir de siglos
en silencio, … silencio es tu mensaje. 



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “CUADERNO DE ARTE”
Imagen: “Catedral de Colonia tras la Guerra” 
de “FOTOFILTRADA”


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA”

martes, 4 de agosto de 2015

AMOR TÁCTIL EN PLENA PLAZA PÚBLICA

Era don Pitas Payas un pintor de Bretaña,
casó con mujer joven que amaba la compaña…
No abandones tu dama, no dejes que esté quieta,
siempre requieren uso mujer, molino y huerta…
Dijo don Pitas Payas: Dueña de la hermosura,
yo volo en vuestro cuerpo pintar una figura
para que ella os impida hacer cualquier locura.
Contestó: Monseñer, haced vuestra mesura…
(Libro del Buen Amor)


En la ciudad de Amsterdam celebraban
su fiesta gay en medio un gran jolgorio;
como una diosa “pop” te presentaste
subida a un pedestal en la amplia plaza,
desnudo el cuerpo, mas pintarrajeado
con los colores que tiene el arco iris
(quiero creer que fuera por la fiesta
y no por que tu rollo fuese de ser lesbiana).

Se congregaron cual obrado de ensalmo
adoradores múltiples en torno
predominantemente masculinos
de toda edad: mozos, hombres, ancianos;
muchos turistas —entre ellos me contaba—
quizá ya hartos un tanto de museos
por no decir de tanta bicicleta;
agradecíamos esa belleza viva
que en un cuerpo tan joven se mostraba.

Nos acercamos; por un pequeño óbolo
recaudado de artista, un Jackson Pollock
con la potra de haberla como lienzo,
permitía el acceso a la madona
para hacerse con ella allí (la foto).

Tú virgen protectora (o no tan virgen)
en comprensión infinita sonreías
y rodeabas con torneados brazos
cual de serpiente en Árbol de la Ciencia,
cuello y hombros cansados del viajero
tan fatigados por mochilas y cámaras.

Cumpliendo el rito yo me acerqué temblando
pues siempre impone el cuerpo de una chica
que a sí te atrae e invita a recogerse
con sonrisa divina (aun mercenaria)
asiéndola del talle (no manchaba)
con tan a mano el culete perfecto
(que había visto aproximando el caso),
cabe sus pechos pintados en dianas.

Bellas dianas, objetivo a miradas
de Acteones en densa selva urbana
para admirarte ¡oh Diana cazadora!
(sin correr tras de piezas con jaurías;
ofreciéndote tú como señuelo
en calipigia asaz coloreada)

… al incauto turista que se acerca
como antes muchas veces se ha acercado
a desnudos en cuadros y en estatuas
en el ámbito estéril de museos;
pero aquí se trataba de otra cosa:
de carne viva, tan tersa y palpitante
imbuida en la energía de su aura
que comulga con tuya estando próxima.

Me emocionó fuese en colores patrios
una tetilla que era en queso de bola
y ya se sabe, cuando lejos, se añora
contacto maternal con seno ubérrimo;
otro en contraste como enorme ciruela
o manzana a morder en paraíso
quizá era postre servido en gama ciánica.

Flechado el corazón en un instante
sentía el ánimo subir enardecido
haciendo disparasen sueños lúbricos
cuales produce de cerca una hembra joven
que está desnuda, más si cabe, pintada
de colorines chillones esplendentes
cual la diosa que en templos diose en Grecia.

Ya después supe —no quisieron los hados—
que yo también pude haber aplicado
previo pago tasado de su importe
cual es costumbre en tierras del hereje
—ya no mera moneda, ahora billete—
colores a lo largo de tu cuerpo;
sinceramente, no me habría importado
el recorrer tus curvas con pigmentos
hasta llegar a algún "prohibido el paso".

Chica lista (además de estar muy buena);
una pequeña fortuna había en la caja,
mientras que Batman, o un Payaso envidioso;
la misma Muerte con capucha y guadaña,
para hacerse la foto de recuerdo
apenas se "comieron una rosca".

Toda esa tarde la pasé obsesionado
por las sabias cuestiones que Carmena
plantease oportuna en Vaticano
sobre las causas por cuales jovenzuelos
se preguntan razones de "ir de putas"
y solución en "cultura de cuidados";
sea lo que fuese me figuraba en cielos
de siete esferas que eran quesos de bola.

Ya anochecido en otro tour turístico
por "Barrio Rojo" mis ojos la buscaron
por las vitrinas inmersa en luz de néon
mas he de confesar que inútilmente.

Al cabo un rato la divisé en terraza
gastando sus ganancias con el chorvo
que la pintase por ahí todos los días
como en nueva versión del "Pitas Payas";
no sólo Rembrandt o Vermeer da la Holanda.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “LA ESPUMA DE LOS DÍAS”
Imagen: “Turista con Holandesa”
de “FOTOFILTRADA”.


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el tablero “LA ESPUMA DE LOS DÍAS”


domingo, 2 de agosto de 2015

RONDA NOCTURNA IMPONE SU SILENCIO

En sala abigarrada en Rijksmuseum
donde contemplo el magnífico cuadro
"Ronda Nocturna" del genial pintor Rembrandt
siento el silencio: pugna por expresarse.

Ni el tema de la escena que se narra
—bullicioso paseo de soldados—
ni la masa que está tomando fotos
y/o leyendo catálogos de plástico,
ni l@s guías que explican pormenores
—siempre triviales, lejanos de la esencia—
parezca que propicien el silencio
que se transmite en toda obra maestra.

Mas poco a poco manteniéndose atento
a eso que hay tras todas apariencias
(pido a mi hijo también que colabore:
"cuando dos o más…" se incrementa la fuerza)
por un segundo todo el ámbito acalla:
la epifanía al fin se hace posible
y el mensaje del cuadro halla su cauce
que no es otro que transmitir silencio
(lo cual es para todos, aun sea en germen).

Hacer silencio en los cuerpos y mentes,
que pare al cabo todo pensamiento,
toda noción, por erudita sea;
coleccionismos de cosas y de ideas,
las proyecciones que imponen nuestros egos…

Que pare todo y abiertos al abismo
de lo inefable, de lo no previsible
sintamos el espíritu que sopla
"Espíritu que sopla donde quiere"
y en la obra de arte lo hace con privilegio.

No depende del tema ni el formato;
sólo si está tocado por el Arte
la conexión al Ser es efectiva:
sea religioso o escena cotidiana,
ocupe un fresco o sólo un garabato.

Unos metros más allá con otro cuadro
ahora pequeño (50 x 50)
y de asunto mundano "La Lechera"
de otro grande abridor de estos canales
Vermeer van Delft —del "club" de los benditos—
repetimos la experiencia mencionada
que vuelve a darse en chorro de silencio:
aquí y ahora, asombro y reverencia.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “CUADERNO DE ARTE
Imagen:  "Ronda Nocturna en Rijksmuseum" 
de "FOTOPINTURA"


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA”


miércoles, 29 de julio de 2015

CATEDRAL DE FRIBURGO: SELVA EN PIEDRA

Catedral de Friburgo, sus pilares
miman en piedra los árboles del bosque,
de Selva Negra, la negra oscura selva
donde los bárbaros resistieron legiones
enviadas por Roma a extender el imperio.

Cruzan el Rihn, los límites del mundo,
tropas de Druso el general de Augusto
y al conquistar las tierras de los suevos,
adéntranse al peligro de lo ignoto:
la oscuridad del bosque, allí los rayos
del día apenas si se filtran por ramajes.

Una columna avanza a duras penas
y se abre paso entre el follaje espeso;
cualquier sonido dispara las alertas,
pudiera ser un canto de los pájaros,
pudiera ser al cabo el enemigo
que está emboscado y tiende alguna trampa…

Aparecen rodeando por sorpresa
entre alaridos que hielan corazones:
visión terrible de esa gente fornida
cubierta en pieles, grandes hachas y escudos;
traen los rostros pintados fieramente
y testuces de reses en cabezas.

Se perdío esa batalla para Roma,
—hicieron de águilas cruel carnicería—
pero al cabo fue ganada la guerra
y otra provincia se anexionó al imperio;

… y fue otra luz, la del Mediterráneo,
la que filtró por la espesura en selva:
otras culturas, también esa del toro
en los orígenes de cuando Minos, Creta;
después la Hélade en logros de la gracia
y luego Roma en logros de la fuerza…

y al sin querer ya traído por la Urbe,
se filtra poco a poco un cristianismo
creciente cada vez con más firmeza:
mártires, Constantino, Bonifacio…
desplazarán los tótemes del bosque
dioses paganos de esta selva que luego
en piedra dé la iglesia de Friburgo.

Humus del suelo y un más claror de luces,
siglos más tarde el germen fructifica
y halla expresión en la obra colectiva
que imbuye en su arte trasunto de natura
nunca olvidada, aquella la del bosque.

Recios pilares de fuste abigarrado
como los troncos de umbría sala hipóstila;
donde las bóvedas nervadas en lo alto
son como aquellas de intrincados ramajes;
también vitrales hojarasca que filtra
la luz incierta atravesando en fronda
y el rosetón ¿simboliza asimismo
el atavismo de aquel claro en floresta
que reunía en rueda guerreros en consejo?…
también la música, por siempre aquí la música,
cual fuese allá el canto de los pájaros.

El templo de Friburgo —selva en piedra—
resulta paradigma al arquetipo:
forma y razón de catedrales góticas.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA
Imagen:  Interior Catedral de Friburgo
de "FOTOPINTURA"


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA”


sábado, 25 de julio de 2015

AURAS


Tú no lo sabes querida todavía,
pero somos, detrás de diferencias,
la unidad que busca reencontrarse
y este encuentro es amor: fundir los polos
descargando por ellos el voltaje
de aquella dualidad inveterada
que exhibe Creación en lo viviente.

Sí, es hermoso que en dadas apariencias
seamos hombre y mujer y lo expresemos
de forma tan distinta en nuestras mentes
y también por supuesto en nuestros cuerpos.

Todo eso da variedad al mundo:
el juego de contrarios nos permite
como al ratón y al gato, el escondernos
para después buscarse y encontrarnos,
y pelear cada uno en afirmándose
y luego disolverse uno en el otro
y en la disolución gustar lo eterno.

Empieza el juego aquí con las miradas
que nos desvelan patentes los deseos,
luego cuando más cerca, ya se funden
una en otra las auras envolventes
sutiles que magnéticas rodean
los campos de energía circulantes
por las carcasas de materia física
y piden más ser una dentro la otra
en misma carne gozosa penetrada:

juntar los eones que fueran separados
en tantas vidas, por tantas circunstancias,
y hallan su fin en el momento mágico
de ser los dos en la unidad completa,
de ser tú y yo en el amor extático.

Yo soy tú, tú eres yo, reconozcámoslo
y aunemos nuestras mentes, y los cuerpos,
que el espíritu se encarga de sí mismo
al disolver todo ello en el silencio.




© albertotrocóniz / 15
Texto de: "POEMAS DEL PROFANO AMOR"
Imagen de: "FOTOPINTURA"


Otros enlaces“Post”-relacionados
en el tablero “POEMAS DEL PROFANO AMOR” 



miércoles, 15 de julio de 2015

PLUTO Y CARONTE, ¡CUÁN EXTRAÑA PAREJA!

Qué espectáculo sombrío y fascinante
estar sobre la superficie helada
del planeta Plutón viendo a Caronte
por encima o acaso de por frente
(según la posición respecto al eje
que une a los dos en barra de forzudo)
como un enorme globo amenazante
colgado en cielos inmóvil en un punto
sin por jamás ponerse en horizonte.

Pluto y Caronte, cuán extraña pareja
viajera por el éter solitaria:
no como amo y su perro en el paseo
cogido del dogal por la correa
donde el can dé círculos en torno,
sino más bien como patinadores
que mutuamente asidos de las manos
trazan en hielo elipses y espirales
en único turbión que a entrambos lleva.

Estigia, Nix, Hidra y Cerbero afuera
son otras lunas, como coreografía
entran y salen de la escena del baile
aun de manera rara impredecible
obedeciendo a gravedad cambiante
del par masivo variando posiciones;
danza un tanto macabra en la penumbra
entre montañas de hielo circundantes.

Lejos el Sol —brilla muy débilmente
con tamaño aparente de un guisante—
amanece y se pone para el ente
(que ya digo es cual barra alterofílica)
compuesto de Plutón y de Caronte
con un día que dura una semana.

En la amplia soledad que al mundo acoge,
el par protagonista y su cohorte
describen alargada trayectoria
por más rebelde al camino trillado
de otros planetas en plano de la eclíptica;
discurre en pronunciadas estaciones
a lo largo de un año que aquí vale
como 249 del terrestre.

Un Sol ya antiguo aquel que trae el rayo:
su radiación salió hace cuatro horas;
nadie podrá montado en ese ave
de luz que en un futuro nos transporte
en viaje planetario a este destino
escatimar en tal tributo al tiempo;
y extraño privilegio será al cabo
un más durar del astro cuando estalle.

Entre el Sol y la órbita de Pluto 
encontramos a todos los planetas:
sus lunas, sus anillos, sus satélites…
el más próximo Neptuno, y muchas veces
nuestro proscrito, a fuer de inconformista,
incursiona por dentro de su órbita
para que el susodicho el último ahora sea.

Durante un lapso que dura veinte años
hace Pluto dejación de sus funciones
como perro guardián de aquellos mundos
del sistema solar en el que sirve
de can Cerbero con la cabeza múltiple
recorriendo fronteras que establece
el Cinturón de Kuiper en muralla
con el resto del cosmos que hay por fuera.

Plutón-Hades es dios de los avernos
donde el infierno aquí es un sitio helado
en un perpetuo invierno y muy sombrío
que aun tan lejos, del astro Sol amado
—también padre aun sea este hijo pródigo—
 un débil rayo recibe esperanzado.

Mayor la pena que en gélida mazmorra
representa por cierto la de aquella
de no ver nunca la luna que se ponga:
como un ojo obsesivo alucinado
colgado en lo alto insomne y vigilante

… mismos hechos descritos se acrecientan
si en vez de en Pluto, estamos en Caronte.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DE LA SOMBRA”
Imagen: de “FOTOPINTURA”
Desde Pluto se avista al Sol y a Caronte
(recreación artística)


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el tablero “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”: