viernes, 19 de agosto de 2016

ÁLBUM DE FOTOS

Cae en mis manos un álbum de fotos
en desorden, ajadas, amarillas,
viejas, abarrotadas, desvahidas;
son como polvo en un reloj de arena,
como pedazos de un espejo roto.

Ocres daguerrotipos: allí abuelos 
el día de su boda que fue blanca
y esas otras de aquella de los padres
en la fecha feliz antes del hielo.

Fotografías de infancia en Salamanca
inmerso en el jardín del paraíso;
tíos y tías junto a la matriarca
y la chiquillería de los primos
en que se prometían días plenos
truncados luego en dicha y esperanza.

Fotos antiguas del niño, después hombre:
veo el cuerpo mudar en la secuencia
siempre un tanto orgulloso y descontento,
aun puntualmente respondiese al nombre
que en foto del bautizo se le diera.

Otras en blanco y negro reviradas
con soporte en papel ya envejecido
del colegial sobre las escaleras
con otros compañeros sonrientes,
como si aquellos días tan dolientes
nunca hubieran contado para nada.
Esto complace al capricho del destino:
posa el ministro junto al asesino.

La foto de la mili y de la Jura,
descoloridas de aquellos amoríos
que hoy agradezco el no haberse cumplido;
y aquellas en colores tan brillantes
de las gozosas jornadas del verano
en la finca durante vacaciones
y aún más felices días de Navidades
que hoy pareciera que ayer hubieran sido.

Fotos mezcladas en ocasiones varias
ya de ventura, ya de desventura:
con la novia que fue definitiva;
las de la boda y la meliflua luna,
de cuando nació el hijo, él en mis brazos,
en un entierro, en la licenciatura…
la carcomida del amigo muerto
donde se hace patente su locura.

Fotos, fotos ˝ad nauseam˝, infinitas
coloridas mariposas ya cadáveres
o cual hojas marchitas desecadas
entre páginas del libro almacenadas;
historias rescatadas por un rato.

Luna quebrada en charco del olvido
que en miles de reflejos multiplica
azogue roto en un espejo antiguo:
fugaz desfile de varias criaturas
que ofrécese como fijado insomne;
humo en tiempo y espacio constreñido.

Fotos que me miráis desde lo eterno
cual no hubiera futuro ni pasado,
recordando cuan deletéreo infierno
fue el mundo que los muertos ya han pisado;
que me acusáis de permanecer vivo,
que me indicáis de mi destino cierto.

Cierro el álbum: misterio y paradoja
la que apercibe al cabo del engaño
cayendo en cuenta que vida es como sombra 
plasmada en un cliché por luz que hubiese
y que es ahora la misma en la Presencia:
la luz que observa en la que resplandece
dentro de sí el tiempo y el espacio,
por siempre ubicuo y que ha cambiado nunca.

Eso es lo que es, al ver el álbum veo:
ni soy ese que ve, ni lo que es visto; 
soy el acto de ver, sí, simplemente.



© albertotrocóniz / 16
Texto: de “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”
Imagen: de “FOTOFILTRADA”


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL GOZO Y DE LA SOMBRA”:

1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2016/08/album-de-fotos.html
    http://tinyurl.com/jrr24m6

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.