miércoles, 23 de abril de 2014

PELOTA DE PASCUA

Invención del Balompié
(Auxerre, circa 1530)



Celebrando la Pascua en gran contento
sandalias de los monjes del convento
al son del órgano impulsan una esfera
danzante por el suelo o volandera
con juego a disputarla en arduo celo.

Cuando algún adversario la hace suya,
grítale el coro camino por donde huya;
pasión desata en ánimos y aun celos
que a robarse el ovillo invocan cielos.

La bola hecha de trapos se pretende
colar al adversario por la ojiva
asignada del claustro aun bien se entiende
trato al contrario de caridad deriva.

Lleváse la pelota en "tiqui-taca"
el equipo del negro capirote
mientras que el blanco pierde toda esperanza
pues al cabo será que se la cuelen.

Por los aires de arcadas vuelan mantos;
si en atril, sobre el viejo pergamino,
el abate su pluma moja en minio
y con forma de cruz apunta tantos.

En leve seña indica al del armonio
momento en prorrumpir en grandes tientos;
por facción favorita bebe vientos,
(no atiende aquí a su ángel, sí a un demonio).

Finaliza el solaz, casto recreo
que presta a monjes un aire festivo;
alguno ha resultado un grande divo,
logrando él solo, seis cruces según creo.

“La roja lana de la anhelada esfera
—dice el abad—
es cual el sol al mundo en su penumbra
y es como Cristo en Pascua que ya alumbra
con su Resurrección gloriosa, nuestra espera”.



© albertotrocóniz / 14
Texto: de “LA ESPUMA DE LOS DÍAS”
Imagen: de “FOTOFILTRADA”


Otros enlaces del “Blog” relacionados
en el tablero “LA ESPUMA DE LOS DÍAS”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.