jueves, 19 de diciembre de 2013

NOMBRANDO CON MIL NOMBRES LO INNOMBRABLE

“De nombres mil goza el miembro viril”
(dicho popular)

En estos tiempos andróginos, cobardes,
se impone rescatar esos valores
castrados de hace un tiempo y denostados: 
los que en sexo polar expresa el macho 
—que pueden ser también de ciertas féminas (?!)—.

En tal sentido expongo algunos términos 
con que describe la española lengua 
al órgano viril por anchos mundos
lo que en amplia panoplia se refleja
y matices diversos se enfatizan.

Hay aquellos científicos y asépticos 
y otros rayanos en lo soez y hortera;
que cada cual escoja el que le cuadre
(y más “ponga” también a compañera);
asimismo se admiten sugerencias.


“Pajarín” en bebé, “pitín” en niño,
“patito” fue jugando en la bañera,
“pilila” en jovenzuelos y en muchachos,
“picha” es idónea en labios de las chicas,
“pirula” para aquellas más glotonas;

“pijo” vocablo un tanto "de Serrano",
“poya” es de joven que está siempre salido
(y asimismo de poetas con su “poiesis”),
“polla” ni mencionarlo, es gallinácea,
“minga”… en dominical aburrimiento;

“pene” es término clínico, de úrologo,
“miembro viril” aclara el diccionario;
el “yang” es de eruditos en taoismo,
“lingam” de aquellos otros en el sánscrito
—“vara de luz” su traducción poética—;

la “porra” es agresiva y policíaca,
(también para apostar con los amigos
¿a eso de ver quién la tiene más larga?)
o bien para mojarla dentro de algo
(es lo que tienen vocablos polisémicos);

“bolo” es de tontos, cual propio nombre indica,
“carajo” emplean los rústicos patanes,
“verga” pega apropiada a ejecutivos
(como aquel de las "cincuenta sombras")
“vergajo” parece ya de viejos;

“tranca” encaja en rudos leñadores
“cipote” temo que de hinchazones sufra,
“chorra”: con esa no te toman en serio,
“as de bastos” aprecian jugadores,
“manguera” es de bombero (mito a algunas);

“rabo”: animal, “pingajo”: despectivo,
“mástil”: portuario y “cirio” de eclesiásticos,
“nabo” y “pepino” son puras horteradas,
“zanahoria” conejil, simiesco el “plátano”,
“minina” es cual mascota de la infancia,
con Pene-V te calzas …¡una boina!

… … …

Para mí “falo” destaca con la alcurnia
de antigüos mitos lascivos y paganos;
tan sólo a tal se le imagina erguido
por los jardines persiguiendo ninfas;

rompedor, infringidor de leyes,
dispuesto a penetrar donde haga falta,
temible, poderoso, victimario…
esta sociedad blandengue y fementida
¡necesita retomar el culto a Príapo!.


© albertotrocóniz / 13
Texto: de “TALCO MOLO EO”
Imagen: Peliké (jarro) de figuras rojas,
con mujer cultivando "algo" que surge de la tierra.
de “MUSEO VIRTUAL”


Otros enlaces “Post”-relacionados
en el tablero “YA SIN LA HOJA DE PARRA”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.