martes, 24 de mayo de 2016

EL VINO MALO DE LAS POSTRIMERÍAS

Drogada España cual de si de adormidera;
pues ¿qué sustancia la Patria ha consumido
que la mantiene anestesiada y lela?
incapaz de reaccionar ante desmanes
perpetrados sobre todo por políticos
en reflejo de una sociedad enferma

… permitiendo que campen a sus anchas,
que nos metan la mano en los bolsillos
a expoliar a la clase media, a autónomos,
mientras ellos con descaro más se lucran,
que traicionen las promesas a electores,
que deshagan los pilares que hacen fuerte
a una nación frente a sus enemigos
olvidando promoción de los valores:

valentía y honradez, trabajo duro,
ser responsables, cierta altura de miras,
anteponer a derechos los deberes,
el gusto por el riesgo y valentía,
patriotismo, el honor y el orgullo
(ello bien entendido por supuesto),
compasión con la desgracia ajena,
honradez, austeridad, justicia,
buen humor, alegría y optimismo…

¿Dónde están de momento esos valores
otrora en general más difundidos?
que hoy los opuestos parecen extenderse
como un cáncer moral, como una plaga;
por sólo en tres palabras resumirlo:
corrupción, cobardía y egoísmo.

¿Cómo es posible haber llegado a esto,
hasta este lodazal en que vivimos
con delincuentes como representantes
en un Congreso que más parezca un circo
chapoteando salpicados de barro
incapaces de remontar el vuelo
y esperando que vengan predadores
que ataquen y desmembren y devoren
a la patria indefensa de sus hijos?

… que de tan lerda manera malbaratan
el patrimonio legado por la Historia,
el esfuerzo de otras generaciones
que empeñaron su vida en sacrificio
en aras de dejar mejor futuro
para acrecerlo por sus nietos e hijos.

¿Es que asiste acaso algún derecho
a una generación degenerada
a destruir patrimonio de anteriores
privando de su herencia a los que vengan?.

España es algo más que mera suma
de unos cuantos que ocupan hoy su suelo
y de él pretenden hacer solar baldío.

Generaciones son como las añadas
y el vino que da esta es de los malos;
más que vino vinagre pareciera
y mezclado con hiel, un trago amargo
que como al Cristo se da a beber en lanza.

Las cosechas dependen de los tiempos,
unas que salen buenas y otras malas;
en la viña del Señor, pues hay de todo,
la presente padece filoxera:
¿será a la postre factible fumigarla?.

¡Oh Señor ¿porqué has abandonado?!;
resurrección ¿va a ser posible un día?.

Resurrección, ¡qué bella es la palabra!.



© albertotrocóniz / 16
Texto: de “PASTORES DE PUEBLOS”
Imagen: Vino “Gato Negro”
de “FOTOPINTURA”

Otros enlaces “Post”-relacionados
en tablero “PASTORES DE PUEBLOS DE VIDAS Y DE BOLSAS”:

GuardarGuardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.