lunes, 15 de febrero de 2016

¡IO, IO, LUPERCALIA!

Ya ido San Valentín almibarado
vayamos y azotemos por las calles
ebúrneas nalgas de las muchachas vírgenes
que no han de serlo más tras de las fiestas.

A tal efecto cojamos un carnero
en honor del dios Pan y de su falo,
también un perro rememorando el hecho
de fundación de Roma por la loba
que amamantó a gemelos Remo y Rómulo
de Rea Silvia, la madre meretrice
en lupanar asiento de esta urbe.

Tomemos pues a entrambos animales
bajo la sombra de la sagrada higuera
y hagamos de ellos un cruento sacrificio;
con el cuchillo unjámonos las frentes
en la sangre feraz que purifica
y con mechón de lana embadurnémonos;

de sus pellejos cortemos finas tiras
y con ellas formemos recios látigos,
en vellocinos cubramos nuestros torsos;
semidesnudos recorramos las calles
a flagelar los culos que se presten
de las doncellas a que se fertilicen
en coyunda con nos, los hombres-lobo.

Saquemos de la urna los papeles
con esos nombres que ellas depositaron
en temor y deseo del licántropo
por conseguir fecundación de vientres
y con ninfa que nos toque en fortuna,
con aquella asaz fornicaremos
a la luz de la luna ferozmente
hasta el final de las celebraciones.

¡Viva el dios Pan!, ¡vivan las Lupercales!
fiesta salvaje y sexual de antigua Roma
con su azote ritual ¡viva el "februatio"
a excitar fertilidad en jóvenes!

… lo cual después, ya con el cristianismo,
deseoso de eliminar desmanes,
instauró San Valentín —nuevo cupido—
que hoy celebramos montado en consumismo
edulcorado con rosas y bombones.

Nuestra cultura occidental se basa
en antigua tradición grecorromana
que pasó luego a ser judeocristiana
¡y hemos tanto olvidado en el camino!.

De lo cristiano hemos tenido mucho
y se ha llegado ya al último Papa;
de lo judaico tenemos suficiente
representado "ad nauseam" por los bancos.

Volvamos pues a nuestro paganismo
originario de griegos y romanos
y así quizás sepamos quiénes somos
recuperando la identidad perdida…

y en tiempo mágico cual es el de la fiesta
las virtudes que tiene el hombre-lobo:
rapidez, ferocidad, fuerza y astucia
eso a más de prolífico en lobeznos;

afirmados en nuestro ser terrible
hagamos frente al chino, al indio, al moro
y así libremos de vestir la chilaba
culo-en-pompa en mezquita arrodillados
y las mujeres burka y pata-quebrada.

Y aunque la cosa hoy suene impresentable,
con el buenismo pues vamos al desastre,
hacia a un desastre gris y afeminado;
recuperemos por tanto el paganismo
y a fauces del abismo ya asomados,
no solo corazón, cabeza y pene
acompañado si peta por el látigo,
amor divino versus amor profano.



© albertotrocóniz / 16
Texto: de “POEMAS DEL RITO”
Imagen: de "MUSEO"


Otros enlaces “Post”-relacionados
en el Tablero “POEMAS DEL RITO, EL MITO, EL SÍMBOLO”


1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2016/02/io-io-lupercalia.html
    http://tinyurl.com/gw97j4x

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.