miércoles, 8 de abril de 2015

UNO EL AMOR Y DOS LOS VEEDORES


Soy la luz del amor y los espejos 
en que esa luz refleja entre uno y otro
multiplicando al infinito el gozo 
en que por siempre de sí mismo bebe.

Lo que yo llamo "" está en mi conciencia 
lo que tú llamas "" cuando me nombras 
es también contenido de conciencia 
—ya no digamos conciencia tuya o mía 
sino tan sólo la única Conciencia—:
uno el amor y dos los veedores.

Tan sólo hay una copa en la que apuran 
los amantes de ellos embebecidos 
el licor especiado que es sin tiempo 
y que son ellos mismos disfrazados.

Hombre y mujer jugando a los contrarios
en las salas del sueño que nos lleva 
a encuentros-desencuentros por eones 
en múltiples lugares de los cosmos.

Pero lo permanente ha sido siempre 
es y será —el tiempo no lo toca
ni el espacio dispersa los encuentros—
este amor que baña en la materia
desde su fuente en el aquí y ahora.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “POEMAS DEL PROFANO AMOR”
Imagen: “Tristán e Isolda”
Medallón Conmemorativo.


Otros enlaces del “Blog” relacionados
en el tablero “POEMAS DEL PROFANO AMOR” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.