viernes, 4 de noviembre de 2016

LAS DOS CARAS QUE TIENE TU MONEDA


De tu efigie conservo aún la moneda
celosamente guardada en el recuerdo
que lleva por un lado la sonrisa
y los ojos sinceros y rientes
de esa niña que aún sigues pareciendo

… en tu ropa informal de “casual wear”
calzada en tus botitas de piel vuelta
con el jersey de lana acurrucada
en el sofá frente a la chimenea

… o haciendo bromas con multitud de amigos,
acariciando a un gato o a un perrito,
dando un beso "en los morros" a tu poney
o de excursión por el camino en nieve.

Pero si doy la vuelta a esa moneda
por el reverso en él veo a la hembra:
la maga de la danza y de los ritos,
la de los siete velos del embrujo

sugiriendo a la mente en erotismo
lo que pudiera ser cuando se alcance
esa fruta prohibida tentadora
cuanto más alejada más deseable.

Quiero abrasarme en llama que tú eres,
entre los tules de tu color de fuego,
entre los labios ardientes de tu risa,
y enajenado por esa tu mirada

… romper los moldes de cuerpos separados,
juntar las almas en un instante ciego,
borrar los límites que nos impone el mundo,
ser como dioses; ¿no es esto el gran pecado?.

Pon tú mi efigie junto a otras por tu torso
y arrástrame contigo en torbellino
en el incendio que imprimes a tu danza
y calcinados mis huesos y mis médulas
aventa mis cenizas luego a estrellas.



© albertotrocóniz / 16
Texto: de “POEMAS DEL PROFANO AMOR”
Imagen: “Danzarina Baladí”
de “FOTOPINTURA”


Otros enlaces“Post”-relacionados
en el tablero “POEMAS DEL PROFANO AMOR” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.