lunes, 31 de octubre de 2016

UN CUENTO CORTO PARA NOCHE DE HALLOWEEN

Asomada a la ventana gótica
miras ansiosa afuera la tormenta
tratando en distinguir bajo el relámpago
por si es que alguien viniera a rescatarte
de la estancia en que te hallas prisionera;
un carrillón lejano en una torre
da siniestro las doce campanadas.

Algún sirviente se ha llevado tus ropas
y te encuentras desnuda, solamente
zapatos de tacón de altas agujas
te han dejado a calzarte y te realzan
la figura y también los andares
al pasear nerviosa por tu encierro…

Exhibes sobre el pecho palpitante
cadenita de oro y crucifijo
—demasiado pequeño comparado
con magnitud del busto donde luce—
repetido lo besas mas de pronto
se rompe la cadena y cae al suelo;
por más que buscas no puedes encontrarlo,
alguien observa tu grupa andando a gatas,
llega un olor intenso a crisantemos.

Ya adivinas que un bulto entre las sombras
viene hacia tí; se te hiela la sangre,
caes desmayada sobre las frías losas…
sueñas un sueño extraño en que un murciélago
de gran tamaño te sujeta en sus garras
y te lleva en volandas a una gruta
donde te hace el amor, te besa el cuello;
jamás tuviste un placer y dolor como este intenso.

Tras algún tiempo despiertas, te diriges
hacia un espejo mas no porta tu efigie,
ves rota y tirada por el suelo
la cadenita (pero sin crucifijo);
caes en la cuenta de un dolorcillo al cuello,
llevas dedos a palpar sobre carótida
y allí notas tener dos orificios:
te crece al pronto una gran sed ardiente,
una gran necesidad …de sangre.




© albertotrocóniz / 15
Texto: de "POEMAS DE LA SOMBRA"
Imagen: de "FOTOPINTURA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.