lunes, 27 de junio de 2016

DICHA PERFECTA

Tomado del amor, de la belleza
que inunda en todo yo se hace el silencio
propicio a contemplar, a ser sin tiempo
y en el instante gustar el fruto eterno.

En todo enmudecer, ser como barca
flotando en el oleaje de la dicha
y nada requerir, todo es perfecto
en la contemplación de lo absoluto.

¿Cuál fue el inicio, cuál el disparadero?
quiere mente indagar (los viejos hábitos);
fuera aquí acaso un poema compartido
lo que vertiese en el alma su tósigo.


Lo cierto es que no existe causa alguna:
el Ser se expresa en dicha que es su esencia
sin cortapisas que aquí la mente imponga
y cierre así al gozo las esclusas.

Y estando atento a mantenerse en ámbito,
esforzarse a escribir líneas que sean
“Hilo de Ariadna” a alguno o a mí mismo
en tiempo de inquietud, cuando ello asalte.

Por ahora soy felicidad incólume
en el aspecto que se brinda en belleza
y rompe límites de líneas fronterizas
que en torno al pensamiento de nosotros
la idea de persona erige terca.

No admite tal la Belleza infinita:
todo soy yo y es puro amor y júbilo
que aunque en principio a sí mismo se basta,
quisiera desbordar, que a otros alcance
si es que acaso pudiera hablarse de otros,
pues lo único que es es pura dicha
… dicha perfecta.


© albertotrocóniz / 16
Texto: de “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Barca en el Lago”
de “FOTOPINTURA” 


Otros enlaces “Post”-relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.