viernes, 3 de febrero de 2017

Revisitando << EXPLORADOR.ES >>

En estas páginas ayer mencionábamos
al marinero Alexander Shelkirk
en cuya peripecia se inspirase
la novela de Robinson Crusoe.
La sed por la aventura nunca muere
y así la pléyade de los exploradores
colonizando la Tierra y el Espacio
con sus relatos nos sirven los placeres
de los peligros desde un sillón de orejas
a los que somos algo más comodones…
































(Representado arriba sólo en muestra; para acceder pulsar sobre el enlace)

1 comentario:

  1. 2016 02 03
    Acaba de acabar un ciclo interesante
    de conferencias en Sociedad Geográfica
    Española (me quito aquí el sombrero)
    sobre visiones del Planeta en los extremos
    del Agua, el Aire, de la Tierra y del Fuego.
    Se han visto cosas en su exceso emocionantes
    que hoy día muestran el camino del héroe
    lo cual resulta de lo más reconfortante
    en nuestra sociedad fementida y cobarde;
    hazañas a admirar aun sea tan sólo
    —como en mi caso— desde un sillón de orejas
    (ese reducto que nos queda a los viejos)…

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.