domingo, 8 de noviembre de 2015

TRAMA URBANA EFICAZ TÉRMICAMENTE

La trama urbana debiera diseñarse
de tal manera que después permita
al edificio que sobre ella se implante
captar la radiación solar gratuita;
a este respecto nuestro país presenta
grandes ventajas a ser aprovechadas.

Para tal fin se muestra necesario
el disponer de fachadas orientadas
al mediodía que en nuestras latitudes
resultan ser el sur (aproximado).

Una fachada al sur acristalada
formando una bonita galería
hace posible efecto invernadero
que le permite al rayo entrar, mas no escaparse
y almacenarlo ya dentro en paramentos
de construcción de gran inercia térmica
que luego poco a poco así liberen
esa energía calefactando el ámbito
cuando ya el astro no luzca por la noche.

El problema que presenta el verano
es que pudiera resultar en sobre-dosis
de radiación atrapada en interiores
ocasionando sobrecalentamientos.

La orientación al sur bien se defiende
de este fenómeno con artilugios simples
como viseras, salientes, parasoles
que protegen de los rayos muy altos
de esa época estival en un gran lapso,
pero dejan entrar aquellos bajos
en la otra temporada del invierno.

Además de fachadas, los tejados
y/o cubiertas pudieran emplearse
para alojar paneles, sean térmicos
como asimismo los electrovoltáicos.

Esa fachada al sur también implica
la otra fachada correspondiente a norte
la cual es fría y poco soleada
a la que hay que proteger con aislamiento
y limitando mucho el ventanaje.

La vivienda ha de dar a dos fachadas
opuestas e integradas: sur y norte
para lograr ventilación cruzada;
dispónganse estancias vivideras
que den al sur, hacia la galería
que es la zona caliente y soleada;
por el contrario los baños y cocinas,
los del almacenaje y el acceso
pueden estar al norte sin problemas.

Todo esto implica respecto a trama urbana
para alojar un uso de viviendas
que sea sostenible en lo energético,
se configure con bloques alargados
que den a calles dirección este-oeste.

Estas calles debieran de ser anchas
(dependiendo de altura de edificios)
con el fin de evitar que entre los bloques
se arrojen sombras que impidan su asoleo;
tal amplitud propicia que se usen
como vías del tránsito rodado
y/o asimismo como bulevares.

Por el contrario las vías que discurran
en el otro sentido sur a norte
serán más cortas y estrechas y por ende
con tráfico más lento y sincopado
de acceso a los garajes de los bloques.

Podrán formarse entre edificios patios
ajardinados que propicien encuentros
con mil usos posibles vecinales;
si hay otros bloques para cerrar la plaza
tendrán fachadas dando al este y oeste,
mas no son adecuadas a viviendas;
podrá emplearse para implantar comercios
y otros usos terciarios pertinentes.

Por supuesto, siempre en arquitectura
hay requisitos de muy diversa índole:
topográficos, legales, paisajísticos…
que pudieran hacer resulte inviable
un esquema como el que se propone;
adáptese pues de la mejor manera
pero siendo consciente que el desvío
de las sencillas reglas que se exponen
va a suponer durante la vida útil
de la edificación un sobrecosto
en los gastos de su mantenimiento
que seguro van a ser muy importantes.

Supongamos entonces que tenemos
la trama urbana de forma bien dispuesta
a alojar edificios que aprovechen
la radiación solar y calefacten
de modo gratuito sus espacios.

Ahora surge un problema relevante
que es mantener ese calor adentro
—o este frío en caso del verano—
conseguido por muy diversos medios
(sean pasivos y/o también mecánicos);
alguien dirá “pongamos aislamiento”.

Siendo posible, en todo caso quiero
brindar la solución más ecológica
—pues no implica excederse en materiales—
que es la compacidad del edificio;
quiere decirse que para ese volumen
haya menor cantidad en la envolvente
ya que el volumen es lo acondicionado
y la envolvente la parte donde pierde.

Formas compactas son típicas: la esfera,
también el cubo y sobre todo grandes
(consecuencia de ley del crecimiento);
¿mas cómo encaja esta tipología
con la que antes hemos examinado
de los bloques muy largos en hilera
que propician al sur las captaciones?.

Parece haber ciertas contradicciones
entre ambas dos necesidades térmicas:
la de captar el sol es importante,
mas no lo es menos que mantengamos dentro
esa energía y se limiten pérdidas.

Así pues ¿qué elegir en el diseño?;
¿será el bloque alargado o bien el cubo
de un gran tamaño (próximo al mamotreto)?.

Dejo el asunto por ahora sin respuesta;
solamente avanzaré qué solución sí tiene
(aunque no se conoce comúnmente)
y será a mis lectores desvelada
en un próximo "post" que haga al efecto
donde aplique el "Teorema de Troconius"
(tras de examen de algunos temas previos).



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “MORFOENERGÉTICA ARQUITECTÓNICA
Imagen: “Esquema en Planta de Trama Urbana Idónea”





Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “MORFOENERGÉTICA ARQUITECTÓNICA”

1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2015/11/eficacia-termica-en-la-trama-urbana.html
    http://tinyurl.com/q6qfcjj

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.