miércoles, 29 de julio de 2015

CATEDRAL DE FRIBURGO: SELVA EN PIEDRA

Catedral de Friburgo, sus pilares
miman en piedra los árboles del bosque
de Selva Negra, la negra oscura selva
donde los bárbaros resistieron legiones
enviadas por Roma a extender el Imperio.

Cruzan el Rihn, los límites del mundo,
tropas de Druso el general de Augusto
y al conquistar las tierras de los suevos
adéntranse al peligro de lo ignoto:
la oscuridad del bosque, allí los rayos
del día apenas si se filtran por ramajes.

Una columna avanza a duras penas
y se abre paso entre el follaje espeso;
cualquier sonido dispara las alertas,
pudiera ser un canto de los pájaros,
pudiera ser al cabo el enemigo
que está emboscado y tiende alguna trampa…

Y aparecen rodeando por sorpresa
entre alaridos que hielan corazones:
visión terrible de esa gente fornida
cubierta en pieles, grandes hachas y escudos;
traen los rostros pintados fieramente
y testuces de reses en cabezas.

Se perdío esa batalla para Roma
—hicieron de águilas cruel carnicería—
pero al cabo fue ganada la guerra
y otra provincia se anexionó al Imperio;

… y fue otra luz, la del Mediterráneo,
la que filtró por la espesura en selvas:
otras culturas, también esa del toro
en los orígenes de cuando Minos, Creta…
después la Hélade en logros de la gracia
y luego Roma en logros de la fuerza.

Y al sin querer ya traído por la Urbe,
se filtra poco a poco un cristianismo
creciente cada vez con más firmeza:
mártires, Constantino, Bonifacio…
desplazarán los tótemes del bosque,
dioses paganos de esta selva que luego
en piedra dé la iglesia de Friburgo.

Humus del suelo y un más claror de luces,
siglos más tarde el germen fructifica
y halla expresión en la obra colectiva
que imbuye en su arte trasunto de natura
nunca olvidada, aquella la del bosque.

Recios pilares de fuste abigarrado
como los troncos de umbría sala hipóstila
donde las bóvedas nervadas en lo alto
son como aquellas de intrincados ramajes
y los vitrales hojarasca que filtra
la luz incierta atravesando en fronda

… el rosetón, ¿simboliza asimismo
el atavismo de aquel claro en floresta
que reunía en rueda guerreros en consejo?;
también la música, por siempre aquí la música,
cual fuese allá el canto de los pájaros.

El templo de Friburgo —selva en piedra—
resulta paradigma al arquetipo:
forma y razón de catedrales góticas.



© albertotrocóniz / 15
Texto: de “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA
Imagen:  Interior Catedral de Friburgo
de "FOTOPINTURA"


Otros enlaces “Posts”-relacionados
en el Tablero “CUADERNO DE ARTE Y DE ARQUITECTURA”

1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2015/07/catedral-de-friburgo-selva-en-piedra.html
    http://tinyurl.com/jjufvj6

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.