domingo, 11 de enero de 2015

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN ESTÁ EN (EL) JUEGO

¿Libertad de expresión?, sí, por supuesto,
incluyendo el derecho a la blasfemia 
y a la herejía (siempre son relativas):
nada sagrado puede verse afectado 
y si lo fuese, claro es que no lo era.

Lo que se siente agredido es  la persona 
en las ideas con que se identifica
y en conceptos producto de la mente
con su tendencia al temor y al deseo:
deseo de ser más fuerte y respetado,
temor a que algo venga y que lo niegue.

Mas nada de ello tiene que ver conmigo,
son sólo eso: ideas y conceptos 
sobre mí, sobre dios, sobre los otros,
en que me envuelvo como a modo de un traje 
o de una máscara que digo “es mi persona”
y sirve a protegerme de agresiones 
de los demás personajes de este cuento;
me ha tocado una cruz, a ti un turbante.

Vengan entonces los otros a decirme 
que no les gusta ese disfraz que llevo;
vale, muy bien, en el fondo qué importa,
yo eso no soy, por tanto no me toca 
íntimamente, aun ello no sea óbice 
a si es preciso contigo me pelee.

Actuaré en el rol se me ha asignado 
representar en el teatro de esta vida: 
como español, burgués de clase media 
de cultura y educación cristianas, 
más la investigación que me ha llevado 
a poner todo en solfa (como aquí hago).

Puedes burlarte de todas mis ideas 
de mi modo de vida, mi cultura,
mi religión, mi patria e ideales;
yo te acompaño gustoso en tales burlas,
burlemos de lo tuyo al mismo tiempo. 

Todo es risible; y eso quizás ayude 
a descubrir debajo de disfraces 
aquello permanente inafectado
que se da en desnudez de los conceptos
e independiente del tiempo y del espacio,
de toda circunstancia contingente 
cual tus prejuicios de honor, religión, patria,
de tu moral —tan sólo son costumbres—,
tu orientación sexual (u orientaciones)…

Tu verdadero honor es otra cosa:
es la Presencia incólume y eterna;
tu religión: morar en el Silencio;
tu patria no es aquí, está en el Centro 
de donde surge al cabo toda patria 
en toda época que hayas vivido en vidas. 

Como comprenderás todo esto nunca
puede ser mancillado ni un sólo ápice;
el resto sí, resulta ser risible
—gran carcajada se puede oír de los dioses—
ante ese chiste o viñeta blasfemos.

Nada me creo y no me identifico,
puedes así burlarte y/o atacarme 
(aunque sería mejor ser positivo);
yo a mi vez podré atacar lo tuyo 
—rige la obligación de defenderse— 
incluso, si es preciso, machacándote;
pero te ruego no lo tomes a pecho,
todo es como una inmensa broma
que se gastan uno a otro los contrarios
de por eones y así pasar el rato. 



© albertotrocóniz / 15
Texto de: “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: “Discutidores”,
 de "DIBUJO Y PINTURA"

Video del Proceso del Dibujo



Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”

1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2015/01/la-libertad-de-expresion-esta-en-el.html
    http://tinyurl.com/l3465vp

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.