martes, 16 de octubre de 2012

DESDE LAS NUBES

Para apreciar la dimensión de algo
es necesario tomar cierta distancia
pues alejándose se adquiere perspectiva
(aquí lo físico se une a lo psicológico).

Dice Baumgartner, el hombre que ha saltado
desde la estratosfera en paracaídas,
que cuando se encontraba allá en lo alto
a cuarenta kilómetros del suelo
se dio cuenta de verdadera escala
que tenían las cosas de aquí abajo
a que usualmente damos importancia:
cuestiones nimias, meras trivialidades.

Sin ir tan lejos expreso mi experiencia
con ocasión de un vuelo de hace poco
y que sin duda compartirán millones
al asomarse a ver por ventanillas
con tiempo y circunstancias favorables.

Desde el momento que el avión despegase
viendo los campos más y más pequeños,
me entretuve en cuestiones que surgían
a la mente rumiando esas imágenes
sugeridoras de los miles de historias
acumuladas por las generaciones
en cada sitio disperso en el paisaje
si dentro de las casas cual “Cojuelo”
se fisgara de alzarse los tejados.

Se observa abajo las lindes de las tierras
que habrán causado mil pleitos y rencores,
envidias seculares, herencias de odio,
litigios con vecinos y hasta muertes;
y allá van carreteras y los ríos
uniendo-separando poblaciones
que salpican los campos con la huella
no siempre afortunada de lo humano;
la escala de la zona que diviso 
resulta fácilmente extrapolable
—en intereses encontrados y conflictos—
a provincias, a países, a naciones…

Lejos hay montes que forman cordilleras 
separadoras de hombres y aun raquíticas
comparadas con montañas de ideas
pretendiendo encerrar así la vida
que no sabe en principio de fronteras;
no se ven físicas pero están en las mentes:
engaños de ser algo siendo aparte
en una identidad de mera máscara
con ideas limitantes, castradoras
de hegemonía, de esclavitud, de deudas…

Todo desaparece a más altura
y una vez que la niebla se traspasa
preséntase un paisaje ya magnífico
en un anfiteatro entre las nubes
cual montañas nevadas de pureza
bañada en luz en los azules limpios
por sol radiante que todo vitaliza
y es como en Creación el día primero.

Desde aquí arriba la escala de las cosas,
de los afanes, deseos e inquietudes
que agitan la conciencia de los hombres
se ven como una gota en el océano;
¿no permanece el astro de por siempre?,
¿no es este el mismo cielo y mismas nubes
presentes ya desde remotos siglos
como dosel de toda escena abajo?.

Prometen cielos las páginas en blanco 
a escribir diariamente a ras del suelo
¿a quién culpar de lo que ponga en ellas
ya en renglones derechos o siniestros?;
¿no es acaso la mente y sus conceptos
quien nos convierte en víctima o verdugo?;
¿no rubricamos nosotros las sentencias
que libran o prolongan la condena?.

Hectólitros de lágrimas y sangre,
de saliva y esperma que incrementan
los flujos de los ríos al océano
y desde allí evaporan a estas nubes
pues todo es agua en amplio porcentaje
a más de pizcas de ceniza de estrellas
y todo vuelve a repetir los ciclos
salvo el astro inmutable que tal mueve

… yendo a Conciencia total que todo acoge,
impersonal, distante, acaso fría,
que deja hacer, mas ella es intocada
manteniendo por siempre su pureza,
dando lección elocuente y callada
del camino a seguir para las mentes
si han de romper prisiones y cadenas
de un ego personal y colectivo
hacia otro ámbito de libertad espléndida
iluminada en luz que es el trasunto
de la unidad que tiene lo creado
en el telón de fondo de silencio.

Muestra el camino —entiendo— el “hombre pájaro”
cual yo ahora mismo mirando para ahí fuera:
pues remontando un tanto hacia los cielos
se intuye la unidad de los espacios
juguetes además de por los tiempos
trayendo afanes, placeres, desengaños…
y esto propicia al cabo una vivencia
que es de un apasionado desapego

… cual intuyo es de Dios último estrato
que alguien dijese: “la Gran Indiferencia”.


© albertotrocóniz / 12
Texto: de “LA BÚSQUEDA INCESANTE”
Imagen: de "FOTOGRAFÍA"

Otros enlaces “Post”-relacionados
en el Tablero “LA BÚSQUEDA INCESANTE”

2 comentarios:

  1. ¿Hay que "estar en las nubes"? me pregunto;
    paradójicamente resulta realista.

    ResponderEliminar
  2. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2012/10/hombre-pajaro-felix-baumgartner-space.html
    http://tinyurl.com/gt7ydcd

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.