lunes, 1 de octubre de 2012

DISCUTIENDO SOBRE EL SEXO DE LOS ÁNGELES

Que nos pille la caída del imperio
discutiendo sobre el sexo de los ángeles
al igual que allá en Constantinopla
invasores otomanos a las puertas
no lograron interrumpir disputas
apasionadas en teológico argumento
que hasta las verduleras del mercado
se arrojaban coliflores a cabezas.

¿Porqué perder el tiempo y la saliva
en predicas estériles al pueblo
(a las masas primarias me refiero
y en toda gama de estatus económico)
en un lenguaje que entienda liso y raso
cual de tertulias estériles por bares
del “panem et circenses” dizque “el furgol”,
telebasura, o “salsa rosa” en pringue…

Con en el “buenismo” —mundos de piruleta—
de una sensiblería infantiloide
nutrida por Walt Disney y sus muñecos
con paraísos en los parques temáticos
e incapaz de seguir un argumento
que sea levemente filosófico,
que se asome a ámbitos más sutiles
de la ciencia, la religión o el arte…

Más allá de la ración de tele,
del perrito, la pizza o la hamburgesa,
de discoteca atronante para oídos,
del “botellón” y el “colocón” con drogas;
más allá de la función de ópera,
del restorán de cinco tenedores,
del club de golf exclusivo para socios,
de la cultura como un adorno estéril…

O de un viajar a lo tonto cual peonzas
como paletos —en este caso cósmicos—
para contarlo cenando con amigos
con adobo de tópicos al uso;
del hacer prevalecer a todo trance
ideas hinchadas que tengo de mi mismo,
mi inteligencia, mi posición, mis logros,
mi familia, mi equipo, mi terruño…

De cada cual aliándose a un partido
o partida —como esas de ladrones—
empleando circuitos del cerebro
solo por la mitad: rojos o azules…
y esa legión: ruines politicastros
de una estofa moral que es por los suelos
huyendo cual demonios de las luces
derivadas de ideas de decencia…

¿Porqué perder el tiempo y la saliva
en convencer de error a tanto romo
en un ingrato “sacar de sus casillas”
pudiendo comentar sobre los ángeles?
… sobre el eterno mundo donde habitan
escuchando la música de esferas
y no este otro de ruidos discordantes
de luchas de humanoides (más bien fieras).

Del hombre como un lobo para el hombre
y también la mujer —“muliere lupa”—
cual mandriles que riñan por bananas,
por un ápice mayor del territorio;
con machos alfa que sigan pretendiendo
detentar el mando de la tribu
y en reviejo y rijoso haber coyundas
preferentes con hembras de la selva?.

Todo ese mundo para mi pertenece
a una órbita moral que es más bien baja,
en casi lo animal, y ya es que aburren
motivos tan miopes y rastreros
y su exponente es la casta de políticos,
de escualos de finanzas, de banqueros,
lobos hambrientos y de aves carroñeras
depredando rebaños de borregos.

Cúanto mejor trasladarse a Bizancio
y allí exponer las tesis imposibles
expresadas en visiones y en poemas
sobre las jerarquías de los ángeles
… que es el estado al que estamos llamados
de evolución paulatina al punto omega
una vez superemos este de hombres:
¡no miremos atrás hacia la bestia!.

Ni a lo humano, lo demasiado humano,
tal cual se entiende en esta edad de hierro
de mentiras, ambición y añagazas
para lograr poder, sexo y dinero;
nadie espere que un cambio de estructuras
cambie algo de forma duradera:
“mismos perros con distintos collares”
siguen ladrando de idéntica manera.

La única solución, la escapatoria
del raso panorama deprimente
es por arriba: arte y surrealismo
no atendiendo ni a derecha ni a izquierda:
mostrar un “koan” que refleje en espejo
a este monstruo de Sociedad y Estado
y quizás en viendo su carátula
se espante de sí mismo y retroceda.

El correcto camino a redimirnos
lleva a frontera que da en lo transcendente,
mas no en los circos que cobran a su público
—guiarse de ciegos es al hoyo caerse—
sino la propia intuición que busque honesta
la Verdad, el Bien y la Belleza,
que ahí cual Tobías tendremos cerca al ángel
en más crecer en luz de la conciencia.

Ya se oyen en el patio a los jenízaros
haciendo gran masacre de Bizancio;
quien no sabe defender su cultura,
de otras más fuertes será fagocitado;
quede al menos cumplido testimonio
en doradas teselas de mosaicos
de esa pasión que hubo descontrolada
por conocer del sexo de los ángeles.




© albertotrocóniz / 12
Texto: de “TAL COMO LO VEO”
Imagen: de "PINACOTECA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.