miércoles, 12 de septiembre de 2012

RELIGIÓN NAZIONAL-SEPARATISTA

El hombre necesita transcendencia:
algo que desorbite de su encierro
en límites pequeños, cotidianos;
algo que le prometa vida eterna
y un paraíso a lograr en el futuro
si sigue ciertas reglas, ciertos ritos…

Esto era lo que daban “religiones”
tradicionales —aquellas con sus “circos”—
en el pasado pero que ya no sirven:
han caído en olvido y desprestigio
(y es lógico mirando sus escándalos
alejándose de la Verdad de fuentes),
mas el vacío inmenso que han dejado
ha de llenarse de una u otra manera

… y a mi entender aquí radican causas
de devociones otras, entre ellas
de los nacionalismos extremistas
que desorbitan el sano amor a patria
(el cual es lógico dentro de ciertos límites
si la vista no nubla el fanatismo).

Pero aquí se trata de otra cosa,
de proponer al hombre una manera
para alcanzar en la Tierra un paraíso:
la tierra o el terruño tiene un gancho
sentimental que implica pertenencia
a un ámbito pequeño como un coto
o club selecto de pocos elegidos
que se define así por exclusiones
de nacimiento, cultura y tradiciones
más una historia, que sea en buena parte
inventada con interés sectario.

Connotaciones nazis no les faltan:
la pureza de sangre en Rh,
la raza que se exhibe braquicéfala
o de perfil fenicio de moneda,
con un origen mítico en la noche
de los tiempos pretéritos y edénicos,
con nobleza espiritual y de intenciones (?);

lenguaje un tanto arcano que distinga
—como en el hampa ocurre con “los nuestros”—
a aquel que está “en el ajo” del “charnego”;
ser “de la ceba”—boutique—“Passeig de Gracia”
y en xenofobia marcar con galba estrella.

Suman toques de tufo agropecuario
en cazurro y reivindicativo
pensando se es más puro al calzar boina
o barretina y pies con espardeñas;
insolidarios mirándose al ombligo
con el cabreo “me deben y no pagan”, 
reclamando con ahínco “deuda histórica”
siempre a favor y nunca en viceversa.

Caracterizan estas nuevas religiones
el que exigen catecúmenos, conversos,
apóstoles que den la “buena nueva”:
“dios está con nosotros” ya es sabido…

ritos no falten: están los días sagrados
de exaltación dizque nacionalista,
con procesiones, pancartas de fanáticos,
las enseñas, los símbolos, santones,
el comulgar con odio cotidiano,
y eventualmente humanos sacrificios
con efusión de sangre de las víctimas.

No es de extrañar que vengan tantas veces
de la mano de curas exclaustrados
que viendo que ya pierden la parroquia
dan entonces refugio en sacristías
a perseguidos por el “sistema impío”,
reviviendo de nuevo en catacumbas
tiempos pretéritos dorados y perdidos
y así vuelven a tener predicamento
ya desde Monserrat o desde Arantzazu.

Con todo ello se sale de rutina
que es poco emocionante cotidiana:
se abraza un ideal que desorbita
los límites estrechos que se viven
y el hombre pone su esperanza fuera
en algo que le llene por completo
y calme así su sed de un absoluto,
aun sea este absoluto, relativo.

Todo es una memez, un otro ensayo
de haber felicidad con algo externo
que alguien ofrece con tintes transcendentes
y aumenta nuestro ego, nuestra idea
de ser algo especial, de “ser la hostia”,
en círculo selecto y reservado
con derecho a platea en paraíso
de la tierruca, un magro paraíso.

El desengaño se encuentra asegurado
a corto, medio, con suerte, a largo plazo,
que la ilusión será desbaratada
pues nada contingente satisface,
pero al menos, mientras dure el hechizo,
se vive cual tomado por los dioses
(en la voz “entusiasmo” etimológico).

De tal demanda se aprovechan políticos:
unos por omisión “no quieren líos”
y claudican de asumir el liderazgo,
en traición de toda confianza
y echando por la borda los principios,
transaccionando con “platos de lentejas”;
que “les dejen en paz sus mamandurrias”:
“mientras dure duró” y “si sale sale”.

Otros vivales le dan carne a la fiera
y que así no se fije en sus perniles;
van y echan culpas como “balones fuera”
(con apoyo del Barça si hace al caso)
de todo el desgobierno y de las deudas
por su mala gestión acumuladas
y se envuelven en banderas “patrióticas”
(el último refugio a sinvergüenzas).

Caros amigos de diversas regiones
que amáis a la pequeña y a la gran patria,
mientras Expaña se va por la cloaca
y no haya nadie que todo esto lo impida,
un último consejo ya en plan práctico:
cuidad en todo caso la cartera,
vigilad por si acaso los bolsillos.



© albertotrocóniz / 12
Texto: de “TAL COMO LO VEO"
Imagen: "Enseña Nacional Hecha unos Zorros"
de "FOTOFILTRADA"


Otros “Posts” del “Blog” relacionados
en el Tablero “PASTORES DE PUEBLOS…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.