domingo, 30 de septiembre de 2012

LITANIAE ANGELORUM

“Si yo gritara, ¿acaso se me oiría
desde las jerarquías de los ángeles?” 
(Rainer Maria Rilke, Elegías de Duino)


Dominaciones, Triángulos y Coros,
Cohortes, Jerarquías, Principados, …
Serafines de seis alas ardientes
más próximos a Dios, sus escabeles;

dos alas velan rostro, dos el sexo,
con dos restantes viajan por las esferas
alados pies y manos sobre el arpa;
melodía acorde en que los mundos giran.

Moradores de cúpulas celestes,
análogos en cuerpo, el cielo os nutre
amadores de vírgenes, pecado
en inconfesos padres de demonios

… pues ya se sabe: en Tao no es todo blanco
por completo, ni negro, siempre existe
un punto dentro del color opuesto
que induce mutaciones a lo estático.

Impulso y fuerza viva de las órbitas
en juego del eterno reencontrarse;
lanzáis la luz a recogerla luego
en vuestra faz de espejo, vuestro escudo…

siendo uno y mil como así son los nombres
de la divinidad, cada uno lleva
cual estandarte o lema la proclama
de esos verbos secretos, talismanes.

¡Oh pétalos de luz, polen divino
que por el éter viaja en lemniscatas,
muñidores del tiempo y del espacio
en la espiral posible a lo viviente!.

Impulsa vuestro elan entre las rocas
hacia lo alto, lo vegetal primero,
desde la clorofila hasta la sangre,
y luego en lo animal hacia el espíritu.

Lo terrible, lo bello, lo sapiente;
todo ángel es terrible pues comanda
las órdenes de Dios a sus ejércitos
impulsados de un viento kamikaze;

evanescentes héroes ardientes,
escudos de la luz, espadas fúlgidas,
sutiles mariposas de la muerte,
y dadores de vida en la crisálida.

Armaduras de Dios, su corte y casa,
vigilantes, guardianes, conductores,
protección de las razas y naciones,
generales en guerras y cruzadas.

Mensajeros de Dios, de su energía,
de su amor infinito y su sapiencia,
revelación numinosa y transformante,
tendencia a lo invisible, cielo en cielos.

Entes intermediarios o ministros,
de los justos consejo en tentaciones,
portadores de nuevas y noticias,
mensajeros, amables pedagogos.

Nevados montes donde la luz rojiza
de amanecer cargado de promesas
elige ser frontera entre dos mundos:
aquello por venir y lo ya dado.

Rompedores muy suaves de los tiempos,
anunciadores de aquello que esperamos
y no nos atrevemos por lo mucho
que es diferente a lo usual en nuestras vidas:
la relación misteriosa con lo ignoto.



© albertotrocóniz / 12
Texto: de "POEMAS DEL AMOR SAGRADO"
Imagen:"San Miguel",
icono de la catedral del Kremlin, circa 1460,
 de "PINACOTECA"


Otros “Posts” del “Blog” relacionados

1 comentario:

  1. http://albertotroconiz.blogspot.com.es/2012/09/letania-angelorum.html
    http://tinyurl.com/knqpqs2

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.